El valor del deporte

Blog del Diario AS sobre el negocio que hay detrás del gran espectáculo de masas en el que se ha convertido el deporte.

Autor: Gonzalo Jiménez Illana
POR
Gonzalo Jiménez

El valor del deporte

La salida a bolsa del Intercity CF es un “campanazo” en el fútbol español.

Un hecho histórico que podría revolucionar la estructura de muchos clubs y marcar un gran futuro.

0
La salida a bolsa del Intercity CF es un “campanazo” en el fútbol español.

Ya lo avanzábamos en el último post del valor del deporte, la salida a bolsa del Intercity es un hito histórico en el fútbol español por múltiples motivos que solemos tratar en este foro, pero antes debemos contextualizar está situación.

Este club alicantino, de Segunda Rfef, cotiza desde el día 29 de octubre en el BME Growth, un mercado para empresas en crecimiento que desean crecer y al mismo tiempo cotizar en el mercado de valores. Un club modesto que sin embargo ha copado las portadas de numerosos medios deportivos y financieros y no es para menos.

Esta nueva realidad abre un nuevo mercado para el futbol español que se lleva años viviendo en el fútbol ingles, italiano, aleman o portugués. A principios de este año veíamos “Cuando el fútbol se juega sobre el parqué”, que este no era un fenómeno nuevo, que ya en 1983 el Tottenham buscaba nuevos mecanismos de financiación, o que durante las casi primeras dos décadas del siglo XXI, el STOXX Europe Football aglutinaba los valores de los principales equipos de las grandes ligas europeas.

Invertir en equipos de fútbol es a todas luces una inversión de riesgo, una inversión que no siempre da los mejores réditos y con una elevada volatilidad debido a su dependencia de los resultados deportivos. En cualquier caso, poder escribir sobre esta cuestión con la debida pausa, nos permite ver como han sido los primeros pasos de está andadura por el parqué del Intercity. Uno de los primeros inversores hace meses fue el Juanfran Torres, el ex internacional español del Atletico de Madrid, que en esta ocasión parece haber demostrado una gran visión para los negocios.

La respuesta no puede ser otra que de rotundo éxito para la entidad y para sus primeros inversores en esta andadura. El consejo de administración fijo un precio por acción de 1,20 euros por título en la apertura del mercado lo que le daba una valoración de algo más de 5 millones de euros. El propio viernes 29 su valor creció cerca de un 40% y tras la calma del fin de semana y lo que podría haber sido una pequeña burbuja, se apunto una nueva subida llegando a un valor de 2 euros por acción que a día de hoy mantiene, habiendo llegado a casi ha duplicado su valor de lanzamiento. Por ponerlo en contexto, el último "boom" de Tesla este mes representa una subida por debajo del 20% y si bien es evidente que su valor de capitalización es infinitamente mayor, para los inversores de Intercity, esta ha sido mejor semana en términos relativos que para Elon Musk.

En mi opinión esta salida a bolsa no solo es importante por lo que representa a nivel económico como negocio de posible especulación. En primer lugar porque obliga a unos estándares de transparencia y buena gobernanza de manera categórica para no perder la confianza de los inversores. Si bien lógicamente La Liga solo puede obligar a los clubes de primera y segunda división a desarrollar programas de compliance, el Intercity es un alumno aventajado en la segunda RFEF. Su propio presidente ya lo destacaba como un modelo de financiación disruptivo y basado en la transparencia. "Es un ascenso de categoría, sobre todo en transparencia. Hemos pasado de ser un club privado, a uno público". Se abren nuevas posibilidades como que los jugadores puedan cobrar parte de su contrato en acciones y ser partícipes de los éxitos.

Por otro lado, se ofrece de una forma muy directa poder ser parte del club como pequeño propietario y alejarnos de esas figuras multimillonarias que son aclamadas cuando llegan como ocurrió con el Jeque en Malaga o empresarios asiáticos multimillonarios y que cuando los resultados no acompañan se convierten en los villanos de la película. Esta nueva posibilidad democratiza el fútbol y permite que si un aficionado quiere ser parte de ese club, pueda.

Este impulso democratizador además no puede llegar en un mejor y más apropiado momento. En un entorno en el que las acciones de Fan Engagement, y desarrollo de Tokens se esta convirtiendo norma en numerosos clubes o en la propia federación, una acción del propio club, se puede convertir en el Token por excelencia.

Debemos estar atentos a la evolución del Intercity y sobre todo a posibles nuevas iniciativas de salida a bolsa por parte de otros clubes europeos y quien sabe si pronto como en la Premier, la Bundersliga o el Calcio, ver a grandes clubes de primera división optando por esta formula y viendo como el mercado valora sus fichajes y resultados.