El legado de Del Bosque a Luis Enrique: Fornals

Si hay algo que me emociona de esta nueva Selección es ver lo bien que mezclan Ferran Torres, Carlos Soler y Pablo Fornals. Entre estos tres valencianos tienen más clases que un instituto. El único pero que le encuentro a la trilogía es que son jugadores con instinto y arte, potreros que llaman en Argentina, y Luis Enrique les condena a la banda, como ha condenado también a Gerard Moreno, porque es sabido que este tipo de jugones luce más más por dentro. Carlos Soler tuvo su noche en Badajoz. Dejó muy buenas sensaciones y marcó en el debut, cosa que no pueden decir todos.

En Kosovo, lugar que me recuerda a Albania la primera vez que estuve en ese país (por cierto, con Carlos Herrera, que se apuntó porque tenía unas ganas irrefrenables de conocerlo tras la dictadura comunista de un malo, malísimo, Enver Hoxha, fallecido un año antes, en 1985) y lugar del que guardo el recuerdo del único gol de Arteche con la Selección. En fin, que la Pristina de 2021 fue un 'deja vu' de la Tirana de 1986. Y el gol de Fornals me llevó por su parte a Del Bosque, que fue quien le vio primero y quien le convocó como meritorio, como también a Oyarzabal y a Diego Llorente, antes de la Euro 2016. Ese es el legado que el Campeón del Mundo le dejó a Luis Enrique.