Doncic prefiere el oro olímpico

La pregunta era comprometida, pero Luka Doncic no titubeó en la respuesta. “¿Qué prefiere usted ganar: el oro olímpico con Eslovenia o el anillo de la NBA?”, interrogaron al base durante el Preolímpico que concluyó este domingo en Kaunas. “Yo diría que el oro. Si juegas con tu país, eso significa mucho. Aunque no me importaría los dos”, contestó la estrella de los Dallas Mavericks. Su prioridad define el nivel de compromiso con su selección, que demostró en el partido decisivo ante la anfitriona Lituania: 31 puntos, 11 rebotes y 13 asistencias. Una actuación galáctica, de las que acostumbra en la liga norteamericana. Doncic estará en los Juegos, una gran noticia para el evento, que recibirá a una figura de proyección mundial, y se enfrentará a España en la fase de grupos, el país donde creció como jugador.

Doncic estará en Tokio, efectivamente, pero bien pudo quedarse fuera. No debido a su andadura en este Preolímpico, que Eslovenia ha dominado con justicia, sino por la paradójica estructura del baloncesto internacional. Porque una cosa es que los jugadores quieran jugar con sus países, como demuestra el deseo de Magic Luka, y otra es que siempre puedan. Por un lado tenemos a la NBA en la cúspide, con independencia plena de la FIBA y hasta de los Juegos. De hecho, la liga se sigue disputando en estos días: este martes arrancará la final entre Milwaukee y Phoenix. Los Dallas cayeron eliminados en primera ronda de playoffs, lo que permitió a Doncic viajar a Kaunas. Y por otra parte, Eslovenia ha llegado al Preolímpico con una invitación. A pesar de conquistar el Eurobasket en 2017, no pudo disputar el Mundial de 2019, porque sucumbió en las Ventanas, competición en la que no juegan los NBA, por coincidencia de fechas, ni los Euroliga, porque han dicho que ellos no quieren ser menos. Un sistema que ya dejó a Doncic fuera del Mundial… y que pudo también haberlo despedido de los Juegos.