Sufrimiento y celebración en los 86 años de Luisito

El día en que Carrusel celebraba los 86 años de su más ilustre comentarista, don Luis Suárez, Messi mostró las cartas que lo hacen imprescindible. Suárez le canta a que se quede, pues sin él el equipo “se va a escarallar”. La buena primera parte inocua fue el aperitivo amargo del sufrimiento del segundo tiempo, cuando el Barça le tocó sobreponerse gracias al sucesor de Luisito, Leo, la esperanza de más de una década irregular y también sobresaliente pero siempre marcada por el genio del argentino.

Entre Messi y Griezman le regalaron a la afición (y a don Luis) la esperanza de días más tranquilos, pero el genio oscuro del Barcelona le abrió paso al Valencia de nuevo y el partido se puso otra vez en modo épico. Sólo el tiempo, más bien un temporal, le fue dando al Barça nuevos argumentos para soñar con una Liga que, quién sabe, puede ser decisiva para que se cumpla el deseo del veterano cumpleañero y, en efecto, no deje el equipo el otro legendario delantero.