El parón le ha sentado de vicio a este Sevilla

Mental y físicamente, el parón de selecciones le ha venido de vicio al Sevilla, que llegó a este punto de la temporada exhausto, sin frescura en la mente ni las piernas, después de casi un año sin descanso. El pasado verano volvió del confinamiento, aseguró el 4º puesto y, tras ganar la Europa League, los internacionales del equipo de Lopetegui apenas dispusieron de cinco días de vacaciones. Navas, Ocampos, Acuña... tenían que marcharse con sus equipos nacionales prácticamente después de levantar el título en Colonia. Cosas de la pandemia, que tan rara campaña nos está dejando en todos los sentidos.

Afortunadamente, el entrenador de Asteasu ha podido durante estas dos semanas dar aire y trabajar con la mayor parte de su gente. Navas, Ocampos, Acuña... Ellos, precisamente, fueron los grandes protagonistas de un partido gobernado desde las prestaciones del eje formado por Koundé-Diego Carlos-Fernando-Jordán, uno de los mejores blindajes del continente con capacidad, además, para tener y mover la pelota ante rivales de exigencia como el Borussia Dortmund o este Atlético de Madrid. Falló el penalti Lucas pero dieron la victoria los dos laterales, incansables en el esfuerzo defensivo-ofensivo.