El germano más madridista que ha marcado una época

Alemania es cuna de leyendas que marcaron este deporte. Beckenbauer, Matthäus o Kahn permanecerán en la memoria. Se trata de futbolistas que estamparon su sello a una época y, cada uno a su manera, revolucionaron el fútbol. Ocurre lo mismo con el madridista Kroos, símbolo de una generación que, además de conquistar la cuarta Copa del Mundo para la Mannschaft en 2014, ha logrado algo que le convertirá en uno de los jugadores que para siempre será recordado en mi país: haber jugado, triunfado y, sobre todo, liderado el club más grande del mundo, el Real Madrid. Por encima de los demás germanos que vistieron la indumentaria blanca como Schuster, Breitner o Stielike.

Hizo falta una entidad que confiara en el poderío que Kroos lleva en sus botas y el Madrid, a diferencia del Bayern, sí lo hizo. Aún deberán cabrearse Hoeness y Rummenigge cuando recuerdan que dejaron marchar (principalmente por motivos salariales) a un jugadorazo que, poco después, iba a convertirse en el alemán con más partidos en el Bernabéu. Y los que le quedan. Con 31 años y contrato hasta 2023 sigue siendo, al igual que en la Mannschaft, el referente a la hora de volver a construir un proyecto de futuro. Lleva cuatro Champions. Ningún alemán tiene más. Y nadie descarta que gane la quinta. Porque, además de ser el alemán con más partidos, Toni también es el alemán más madridista.