Luis Enrique pasa del Atleti, de Gerard Moreno y de Sarabia

La primera lista de Luis Enrique después de su regreso era la más complicada de realizar por el desajuste absoluto que ha provocado en el calendario futbolístico la pandemia mundial del COVID-19. La convocatoria llega con internacionales de vacaciones o recién comenzada la pretemporada (la mayoría) y con internacionales compitiendo (Thiago, Bernat, Sarabia, Ander Herera, Reguilón y Navas).

Sorprende que no ha llamado a ningún jugador del Atlético, a los que penaliza que al seleccionador no les gusta el estilo de Simeone. Según fuentes del Atlético, el club mandó una carta a la Federación para que no convocar a ningún jugador colchonero para estos partidos con motivo de las vacaciones obligatorias de tres semanas que no se pueden interrumpir según el convenio con la AFE. Pero en la Federación aseguran que habían consultado a UEFA y a FIFA no había restricción para la convocatoria y que, además, Luis Enrique no ha llamado a ninguno de los atléticos de la prelista (Morata, Marcos Llorente, Koke y Saúl) porque no lo ha estimado conveniente.

De los jugadores que siguen en competición ha llevado a los dos del Sevilla, Navas y Reguilon y a uno del Bayern, Thiago. En ese sentido sorprende mucho la ausencia de Pablo Sarabia que juega en el equipo más difícil de entrar del mundo en su delantera. Sarabia se ha hecho un hueco compitiendo con Mbappé, Neymar, Di María, Icardi o Cavani y sus números de goles y asistencias (14 y 8) son los mejores de los seleccionables (sin haber acabado su liga). En cambio, para esa demarcación, Luis Enrique lleva a Ferrán Torres (6 goles y 8 asistencia) y una salida nada elegante del Valencia al City y Adama Taoré (6 goles y 12 asistencias).

En la portería, Luis Enrique aplaza el problema para la siguiente convocatoria. Es una demarcación en la que La Roja puede tener un problema porque Lampard no quiere a Kepa y el futuro de De Gea en el United tampoco está claro. Y ha elegido a Unai Simón como tercer portero, por delante de Pau López, fijo en las últimas convocatorias.

Había expectación sobre si llamaba a Sergio Busquets. Su convocatoria se entiende como un espaldarazo en su momento más bajo, cuando fue uno de los más señalados por el 2-8 del Bayern y cuando la llegada de Ronald Koeman puede suponer su salida del Barça. No obstante, Rodri, el medio centro del City, se aventura como el sustituto de Busquets en el once titular. Dani Olmo lidera la línea de volantes jóvenes en la que destaca la llamada de Óscar Rodríguez y la de Mikel Merino.

El lateral izquierdo era una de las demarcaciones para las que sonaban las novedades de Reguilón y Angeliño. Llamó al sevillista pero no al lateral del Leipzig y siguió contando con Gayà. A Jordi Alba no le ha dado la confianza que a Busquets.

El casting para el compañero del intocable Sergio Ramos en el centro de la defensa no se acaba de cerrar. Iñigo Martínez es baja por lesión, siguen Diego Llorente y Pau Torres y ahora entra Eric García, el joven central que no renueva con el City.

Y en la delantera sorprende las ausencias de Paco Alcácer, Gerard Moreno (pichichi nacional) y de Álvaro Morata, estos dos úlitmos, los que mejor números tienen de todos (Gerard: 20 goles y 6 asistencias y Morata: 16 goles y 4 asistencias), y están por delante de Rodrigo Moreno (7 goles y 11 asistencias). Luis Enrique no ha convocado ni un jugador del Atlético cuando se esperaba la llamada de Marcos Llorente, la gran revelación en la miniliga de 11 partidos. La ausencia de Saúl no sorprende en demasía porque en la última lista que confeccionó Luis Enrique, en mayo de 2019 para los partidos ante Islas Feroe y Suecia, ya no llamó a Saúl. De aquella lista, solo han repetido 13 jugadores.