Chiellini, pide perdón a Sergio Ramos

Giorgio Chiellini (35 años) se ha pegado un homenaje difamatorio a costa de Sergio Ramos. Su autobiografía (¿Cuántas Champions lleva este hombre para creerse tan importante?) debía tener pocos visos de tener excesivo éxito en las listas de ventas y nada mejor que tirar del Real Madrid, la envidia de muchos, el sueño inalcanzable de casi todos. Las acusaciones del veterano central de la Juventus van más allá de lo permisible. Cuando entre futbolistas uno se atreve a decir de otro que se saltó un semáforo en rojo a propósito para lesionar a un compañero es como aseverar que un cocinero intoxicó adrede a los comensales cuando la mayonesa no estaba en buen estado. Una afirmación de ese calibre exige una rectificación inmediata de Chiellini. Tú puedes criticar la acción y considerarla como "juego peligroso", pero yo sigo insistiendo en que Salah es el primero que agarra a Ramos y que cuando forcejean es imposible saber cómo va a caer cada uno. Simplemente, Ramos es más fuerte (vean su impactante imagen del entrenamiento de ayer) y en la caída el egipcio tuvo mala fortuna. Por cierto, se lesionó el brazo contrario al que estaba agarrando el capitán del Madrid y de España.

Atacar a Ramos se ha convertido en una afición que refleja la impotencia de bastante gente del gremio para emular las conquistas prodigiosas de un futbolista de época. Lo que muchos no soportan es que este domingo se vayan a cumplir seis años de ese cabezazo imperial de Lisboa que cambió la vida de millones de aficionados en este planeta. El camero abrió con ese golazo salvador en el 92:48 la puerta de la felicidad a una legión de madridistas, a la misma velocidad que otros tantos no afines a la causa se deprimían al quedarse con las ganas de ver al Madrid hundido y abatido. NO SE LO PERDONAN. A Chiellini le mordió el hombro Luis Suárez en el Mundial de Brasil (¿Eso fue también una obra maestra, Giorgio?) y no le veo dedicándole capítulos enteros al asunto. Lo que vende es meterse con el Madrid, con el gran referente del fútbol europeo y mundial. Sergio, tú sigue a lo tuyo. Haciendo felices a los aficionados del Madrid y de la Selección española y demostrando que tu coraje indomable y tu corazón van más allá de fobias alimentadas por la impotencia del perdedor. Chiellini, el día que ganes una Champions me lo cuentas. A tu admirado Sergio ya le has visto levantar cuatro. Veo que te ha escocido...