El Liverpool no ha vuelto de vacaciones

El fútbol es un juego en el que cualquier accidente en forma de lesión, expulsión o incomparecencia puede cambiar lo que dicta la lógica. A esta máxima se aferró el Atlético desde su atalaya del cuarto puesto de LaLiga ante el incontestable líder de la Premier y vigente campeón de la Champions.

El accidente fue la ausencia del Liverpool. Los de Klopp llegaron tarde al partido, perezosos y cuando miraron al marcador ya iban perdiendo 1-0. Perfecto para el plan del partido del Cholo, que obligó con ventaja en el marcador a hacer ataques de balonmano, fútbol de parabrisas, pases al pie y no al espacio y así el Atlético vivió una noche de gloria en su mejor hábitat. “No run no party,” eso dicen los seguidores red y eso es lo que pasó anoche en el Wanda Metropolitano.