¿Para qué expusieron así a Boca?

Después de 14 meses se dio a conocer el fallo del TAS sobre la final de la Copa Libertadores 2018 que River le ganó a Boca, en Madrid, España. El resultado de la sanción generó polémica y dejó muchísima tela para cortar.

En primer lugar hay que hablar sobre el tiempo que demoró dicho organismo para dar a conocer una resolución que terminó dejando sabor a poco para los amantes del fútbol, que el pasado 24 de noviembre lamentaron la agresión que sufrió el ómnibus de Boca cuando arribaba al estadio Monumental. Esa vez le tocó al Xeneize, pero podría haber sido cualquier plantel.

Luego cabe destacar el precedente negativo que deja este fallo de cara al futuro, ya que tirarle piedras a un micro equivale a una sanción 2 o 4 partidos sin público y listo. Demasiado poco para el daño que pudo haber causado.

Y por último se debe marcar el penoso accionar de la anterior comisión directiva de Boca, que durante un año y dos meses expuso de manera innecesaria a la institución y no terminó consiguiendo nada 'favorable'. Es más, el Club tendrá que hacerse cargo de una parte del dinero que costó el juicio.

Más allá de cualquier color de camiseta y de la pasión que puedan sentir los hinchas, sería bárbaro que las entidades que regulan el fútbol a nivel mundial dejen de manchar la pelota, como dijo alguna vez Diego Armando Maradona. Parece difícil que suceda, pero qué bien le haría al deporte más popular del mundo.