"Los primeros deberes ya están hechos"

El mercado del Real Valladolid se empezó a mover y lo hizo pronto, no se esperó como en otras ventanas hasta el final del mes. Y los primeros movimientos fueron lógicos. Primero, el regreso de José Antonio Caro a Zorrilla. Es verdad que ahora era titularísimo en Ponferrada y lo estaba haciendo bien, pero también lo es que el límite salarial aprieta al club blanquivioleta y que se confía en el meta andaluz por si surgiera un inconveniente con Jordi Masip. El segundo ha sido la cesión de Anuar al Panathinaikos.

Su salida es lógica y puede beneficiarle si suma minutos, pero el destino, de base, es un poco extraño porque el fútbol griego no vive su mejor momento. El tercer movimiento, adelantado por AS en su web en la madrugada del sábado al domingo, es la llegada de Raúl García. El equipo necesitaba un lateral zurdo y ya está aquí. Sin esperar mirlos blancos. Es un jugador con experiencia en Primera, totalmente adaptado y que conoce muy bien a Sergio González. El tiempo dirá si deportivamente cumple, pero, a priori, da la sensación de que es un buen refuerzo.

Así que queda más de la mitad del mes para que la dirección deportiva aligere el vestuario blanquivioleta. Jugadores como Luismi, Aguado, Javi Sánchez o De Frutos, amén de Lunin, buscan los minutos que no tienen en Zorrilla y el club pretende disminuir el número de futbolistas en la caseta