Hazard cumple 29 años mientras que caen Karim y Bale

La Supercopa nació de nalgas para el Madrid. Benzema y Bale, bajas de última hora. Una lesión muscular (Karim lo ha jugado casi todo y el jarrón de porcelana termina por romperse por la falta de descanso) y una fiebre que deja a Bale de nuevo varado en tierra. Un doble infortunio al que hay que mirarle el lado bueno. No seré yo el que se ponga una venda justificando la ausencia de ambos si se pierde esta Supercopa. Al revés. Creo que sin Karim y sin Gareth aumentan las opciones de victoria. Me explico. El francés está saturado de jugarlo todo y Bale vive en su mundo particular, en el que siente ni padece. O si acaso, una simple fiebre le aparta del reto... Una pena que tampoco esté Hazard, al que felicito hoy en su 29 cumpleaños (a esa edad fichó Zidane por el Madrid).

Por eso, creo que estas bajas ilustres abrirán paso al hambre, al ardor adolescente rebelde, a los chavales que por fin tienen una cuota de share en su pantalla futbolística. Ahora Zidane podrá tirar de Jovic, Rodrygo y Vinicius. Y hasta habrá minutos para Brahim y Lucas Vázquez, que vuelve tras una fastidiosa fractura de un dedo del pie. Zizou dispone de un plantillón. Un equipazo con mayúsculas al que adoran y admiran en Arabia Saudí. Es el equipo más popular y seguido allí. El madridismo sin fronteras no tiene límites. Que la ausencia de Benzema y Bale no sirva de excusa. Seguimos siendo los grandes favoritos...