Messi desea una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo

Al fin llega El Clásico. Después de la suspensión del partido programado para el mes de octubre, en el que no podía jugar Dembélé, llega el de hoy…en el que tampoco puede jugar Dembélé. Lo siento Tomás, sé que le esperabas, pero ni por esas te ha salido la jugada. Lo que sí espero es que el partido tenga unos prolegómenos tan insulsos como las ruedas de prensa que ofrecieron ambos entrenadores en la previa y que lo de verdad sea apasionante suceda en el campo, donde hay mucha tela que cortar.

Nada es definitivo a estas alturas de la temporada más allá de que por primera vez en muchos años puedas irte a casa en Navidad con una alegría. Últimamente, hay que reconocer que la suerte no te ha sonreído en este aspecto. Es tiempo de paz y en todo caso, ya habrá momento de recuperar en la segunda vuelta. A ver si aunque sea gracias a un empate te puedes comer este año los turrones tranquilo. También tengo ganas de ver cómo asoma la cabeza la nueva generación de jugadores que serán los que marcarán el Clásico en los próximos años, incluyendo a los del Madrid. Hablo especialmente de De Jong, Carles Pérez o Ansu Fati. A excepción del holandés, no parece que los otros vayan a tener minutos si no es para consagrarse o levantar una situación difícil. No hay que olvidar que Messi, el señor de los Clásicos, debutó ante el Madrid en el Camp Nou marcando tres goles con 19 años. A Ansu, con 17 recién cumplidos, le queda tiempo para aprender. Y en eso, Messi llega de nuevo con ganas. Después de disfrutar el curso pasado desde la grada del 5-1, ahora tiene ganas de desear Feliz Navidad.