El bueno de Trigueros y el cambio de tendencia en LaLiga

El fin de la duda

El fútbol siempre es sensible a la espontaneidad y alegría, signos de distinción en jugadores de ingenio. Nada es igual si en algún momento lo pierden. Pensándolo bien a Manu Trigueros le había sucedido esta contradicción. Apenas quedaban señales del medio centro agudo, atrevido y de criterio que deslumbró hace unas temporadas. La lesión de Cazorla le ha concedido la titularidad en los tres últimos partidos y su respuesta ha sido estupenda. En la génesis de la victoria ante el Sevilla resultó elemental de inicio a fin. “Debemos llegar más al área rival”, sostuvo tras el empate con el Atlético. Su desmarque de ruptura y visión posterior en el gol de Ekambi avalan la máxima. Trigueros estuvo a un muy buen nivel y el Villarreal ganó. Es de sentido común. 

A golpe de zurdazo

La contribución de los laterales en el juego de ataque se ha acentuado en los últimos años. Pasan más tiempo en campo rival que en el propio y se adjudican en muchos casos toda la banda al actuar el extremo a pie cambiado. En el Celta de Óscar se refleja esta tendencia con Sisto y Olaza en la izquierda. El primero va hacia dentro y el segundo recorre todo el carril. El lateral uruguayo se elevó ante el Mallorca con sus continuas apariciones en los metros finales. Dejó hasta 14 centros, seis de ellos buenos como el del cabezazo de Rafinha. En su currículum siempre destacó el golpeo de balón del que hace gala jornada a jornada. La exposición ofensiva rebaja su fiabilidad atrás, pero ese mal acecha a todo el Celta.

La renovación imparable

Cucurella representa también la reconversión del lateral. Tanto Mendilibar primero como ahora Bordalás apreciaron en él cualidades diferentes para adelantar su posición. En el compromiso contra el Valladolid redondeó su crecimiento como extremo al entender qué hacer en el momento de atacar zonas interiores y el área. Cucurella no se limitó a actuar en los alrededores de la línea de cal, expansivo en todos sus movimientos. Su protagonismo principal en el primer gol al desbordar por dentro y seguir después la jugada a la espera de la asistencia de Jorge Molina subraya la madurez que ha adquirido en este nuevo rol.

La confrontación

La evolución transforma todos los estandartes conocidos. Cada vez se marca menos desde fuera del área, proclives muchos equipos a intentar combinar hasta dentro. Aunque esta temporada ha habido un pequeño repunte —58 goles hasta la fecha—, no se alcanzan las cifras de la primera década de siglo en LaLiga. Ahora hay un 10% menos de goles desde media y larga distancia. Por eso resulta llamativo que el Levante doblegara al Granada con dos tirazos de Rochina y Bardhi, futbolistas que han lucido siempre un cañón a lo largo de sus carreras. Los de Paco López son, junto a Leganés, el conjunto que más goles (5) ha firmado desde fuera del área en la competición.