Al Valencia le disparan en exceso

Cillessen le estaba dando valor al gol de Maxi hasta que Canales dejó su buen hacer en evidencia. El gol del cántabro sobre la bocina alivió los males de Rubi y frenó en seco la racha de Celades. Ello tras un partido en el que ambos técnicos tuvieron que jugar al tetris para encajar piezas entre tantas lesiones. El Valencia tuvo sus momentos en el partido, aunque fueron más los que tuvo el Betis. En clave valencianista se puede lamentar un disparo de Kang-in Lee que repelió el larguero y por mencionar otro, uno de Parejo desde la frontal. Pero fueron más las ocasiones que generaron los béticos, incluyendo otro remate al larguero de Fekir.

El Betis disparó hasta 25 veces sobre la portería de Cillessen y, si bien es cierto que solo cuatro o cinco fueron de peligro real, el dato evidencia que al Valencia le siguen llegando a su área cada tres minutos. Jaume Costa se vio superando, Mangala bastante bastante tuvo con aguantar hasta el final y Gayà se pasó de frenada en la falta del gol de Canales. Pero el mal defensivo ché va más allá de la línea de cuatro. Es colectivo; de espacios y repliegues. De hecho el que no estuvo avispado en el gol de Joaquín fue Parejo, y lo peor es que llueve sobre mojado. El Valencia se ancla en zona de nadie en Liga. Pero no tiene tiempo para lamentos. Ya le viene el Chelsea. A ver si se recupera a Coquelin y así Wass vuelve al lateral.