Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
FINALIZADO
Movistar Estudiantes EST

67

Casademont Zaragoza ZAR

85

FINALIZADO
Monbus Obradoiro OBR

82

Coosur Real Betis BET

73

FINALIZADO
Kirolbet Baskonia BAS

87

Joventut Badalona JOV

86

Liga Holandesa
FINALIZADO
Vitesse Vitesse VIT

0

Feyenoord Feyenoord FEY

0

FINALIZADO
Waalwijk Waalwijk WAA

1

Heerenveen Heerenveen HEE

3

FINALIZADO
Groningen Groningen GRO

0

Utrecht Utrecht UTR

1

FINALIZADO
Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

0

Heracles Heracles HCL

0

El interrogante de Dembélé

Hace un par de meses, yendo en coche por una carretera secundaria de mi tierra, vi una pintada que decía "Dembele reserva" (así, sin acentos en el apellido) sobre el muro de un caserío abandonado. Lo primero que se me ocurrió es que hay gente que tiene el dedo muy flojo con el espray, y que si todos nos lanzáramos a opinar con grafitis sobre fútbol, tendríamos un país siempre emborronado. Luego, interpelado por el mensaje crítico, empecé a darle vueltas. Es cierto que desde su llegada al Barça, Dembélé no ha conseguido enlazar cinco o seis partidos seguidos que le aseguren un puesto en el equipo titular. Ya sea por las lesiones, ya por su actitud o por su juego intermitente y a ratos solipsista, la verdad es que no se consolida. La prueba es que ese grafiti tanto puede referirse a la temporada pasada, cuando se disputaba un puesto en la delantera con Coutinho, como a este año, en que la competencia se la ofrecen Griezmann y Ansu Fati.

De la misma forma que la titularidad repetida suele dar ritmo a un jugador, los aficionados necesitamos verle varios partidos para decidir si nos gusta y luego raramente cambiamos de opinión. Dembélé, en cambio, nos obliga a revisar nuestro dictamen a cada partido. Ángel Cappa escribió que los auténticos cracks son los jugadores que "modifican la realidad", y el francés es de los que cambian partidos y vuelven locos a sus defensas. Pero Cappa también recordaba que "una condición ineludible para ser crack es la personalidad".

A sus 22 años, parte del dilema de Dembélé es que esta personalidad es intermitente y nos desconcierta. Es el típico jugador que, cuando juega mal y pierde balones, decimos que es inmaduro, y cuando desafía la lógica y se saca un jugadón, lo celebramos diciendo que tiene personalidad en el campo. Dembélé necesita paciencia y confianza, aunque no sé si en este Barça disperso de Valverde la encontrará. Pero estaría bien que un día, pronto, el autor del espray tuviera que corregir y ampliar su mensaje por: "Dembele GRAN reserva".