Momento de atarse los machos

Fin de semana de selecciones, días de descanso para los jugadores y momento para reflexionar sobre cómo va la Liga para los intereses blanquivioletas y cómo debe afrontar los partidos más inmediatos desde el lunes por la tarde. Estaremos de acuerdo en que los 17 puntos después de 13 jornadas es una buena cifra, más teniendo en cuenta que los vallisoletanos han marcado una distancia de ocho puntos, casi tres partidos, con el descenso. Sin embargo, no podemos olvidar que el equipo todavía no ha pasado una mala racha. Hasta el momento ha sumado de manera regular, pero llegará el momento, porque las plantillas de la zona baja pasan por ello, en el que los pucelanos no sumen en varias jornadas y entonces es cuando habrá que ir descontando del granero que ha hecho hasta ahora. Y es que los de Sergio González ofrecen síntomas de bipolaridad. Capaces de verse sometidos por el Mallorca y golearle o firmar partidos lamentables en Barcelona y Vitoria.

Por eso es momento para valientes, de afrontar un final de año con un calendario complicado y tratar de acabar 2019 con dos o tres victorias más en los cinco encuentros que faltan hasta Navidades, o seis, contando el del 3 de enero ante el Leganés. 17 puntos están bien, marcan el buen camino con destino a la salvación, pero ya se vio la temporada pasada que no garantizan nada. Por eso, insisto, es momento de atarse los machos y no desperdiciar ninguna opción de sumar.