Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Euroliga
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Bundesliga
Ligue 1
PSG PSG PSG

-

Lille Lille LIL

-

Euroliga
B. Munich MUN

-

Panathinaikos PAN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Fenerbahce FNB

-

Alzando la bandera de Kokinho

No existe la foto. Parece que nadie la hizo. Quizás la emoción de la escena impidió sacar su móvil para inmortalizar el momento a los atléticos que observaban eufóricos como Koke plantaba una bandera del Atleti en el césped del Santiago Bernabéu. Y como se agachaba para besar el terreno conquistado. El Atleti llevaba la friolera de 14 años sin ganar al Madrid. Y aquel 17 de mayo de 2013 el Atleti, con el gol de Miranda a pase de Koke, volteó la historia y anunció que había vuelto para quedarse a competir de tú a tú los derbis. Aquella noche el Atleti avisó que volvía para plantarle cara al Madrid como casi siempre (menos esos 14 años). La bandera que Kokinho plantó en mitad del Bernabéu fue el factor de un comienzo. Un resurgir que continúo con las dos finales de Champions que nadie creyó que se alcanzarían y con la victoria en la Supercopa de Europa de 2018. Un regreso que siguió en las dos últimas Ligas quedando por delante del todopoderoso vecino en la clasificación.

Koke ha cumplido diez años en el Atleti hace unos días. Una efeméride que ha pasado más desapercibida de lo debido. El madrileño se encuentra en la senda de Tomás y Adelardo. Lo normal es que con el ritmo que lleva Kokinho adelante a Adelardo, el mítico todocampista colchonero que ayer cumplió 80 años (¡muchas felicidades!), y se convierta en el ser humano que más veces se ha enfundado en la historia la rojiblanca. En el fútbol cuando llevas mucho tiempo en un equipo te reconocen menos los méritos, pero el rendimiento que ha ofrecido este centrocampista internacional formado en la espectacular Academia del Atleti debe ser reconocido por todos y cada uno de los atléticos. Y todos deben respetar al actual dueño del brazalete del Atleti y alzar su bandera. El respeto y la admiración deben ser máximos a ese canterano que alzando la bandera rojiblanca en el Bernabéu escenificó la vuelta del Atleti al lugar de los que ganan y de los que saben que no se pueden ganar siempre. Y que cuando pierden se levantan y vuelven a intentarlo. Esos que nunca se rinden. En el derbi de mañana, el Atleti ganará o perderá, pero le jugará sin complejos a un Madrid que aspira ganar al contraataque como ya le venció con Solari en el banquillo. Saben que no será fácil, pero el Atleti, Kokinho y su bandera quieren ganar su primer derbi en el nuevo Metropolitano.