Los equipos invitados dan vida

Los equipos invitados son los que están dando vida a la Vuelta cuando los favoritos a la general deciden tomarse el día de descanso. En lo que llevamos de edición, tres ya han logrado la victoria de etapa. Todos los triunfos han sido emocionantes por la forma en la que se han producido, pero el de Iturria tiene algo de especial, por el trasfondo que esconde. El Euskadi Murias parece vivir una situación delicada de cara a la próxima temporada y espero que la actuación de valiente del vasco sirva de balón de oxígeno para no desaparecer. Creo que su victoria, al igual que Óscar Rodríguez el año pasado, puede tener más premio que el de subir al podio del día.

Después de varias etapas muy duras y, sobre todo, tras una general muy exigente, estaba claro que los hombres llamados a pelear por el rojo iban a intentar pasar la jornada sin gastar muchas energías. El final de la etapa de mañana será diferente. Antes de llegar a Bilbao hay una cota en la que alguno se puede mover para arañar segundos, que pueden ser a la postre muy importantes. La traca final, sin embargo, en el tríptico de los Machucos, el Acebo y la Cubilla. Quien salga de ahí vestido de rojo tendrá la Vuelta en el bolsillo. Tengo claro que el más fuerte es Roglic, pero también espero la reacción del Movistar. Todo está por decidir.