Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Supercopa
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
Levante Levante LEV

-

Eibar Eibar EIB

-

LaLiga SmartBank
Rayo Rayo RAY

-

Almería Almería ALM

-

Serie A
Milan Milan MIL

-

Inter Inter INT

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

Willem II Willem II WII

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Groningen Groningen GRO

-

Zwolle Zwolle ZWO

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

-

ZZ: consiste en ser más valiente

El cierre del mercado concluyó con una sensación de desánimo indisimulado entre los madridistas. Ni bombas ni granadas de mano. Ni siquiera un petardo de feria. Nada. El club ya había echado el cierre hacía tiempo. El verdadero as de oros fue la contratación de Hazard, que al resultar tan lejana (6 de junio) no ha sido valorada como merece. Si el belga llega a aterrizar el pasado lunes en el último día para hacer movimientos (como ocurrió en su día con Ronaldo, Modric y Bale) seguro que habría una euforia entre el personal que ahora se ha transformado en una frustración y un pesimismo que conviene modular.

Para mí el Madrid tiene una gran plantilla, a la que sólo le ha faltado la guinda de Pogba. Lo que sucede es que de los seis fichajes realizados por el club este verano (que en realidad son siete por la repesca de James) el único titular claro para Zidane es Hazard. Encima, se lesionó antes de empezar el curso escolar. Si Zizou hiciese un once con Courtois, Carvajal, Militao, Ramos, Mendy; Casemiro, Modric, James; Vinicius, Jovic y Hazard todos diríamos que ha habido una revolución con cinco caras nuevas, a las que podría añadirse la de Rodrygo en cualquier momento. Sí hubo fichajes. Y tienen buena pinta. Pero si ZZ no les da bola y pone siempre a los mismos lo normal es que el personal crea que se ha desperdiciado el verano de mala manera. Cerca de 200 millones para ser carne de banquillo. El técnico lo tiene en su mano. Zinedine, atrévete. No te arrepentirás.