Competición
  • Clasificación Eurocopa

Fácil, morbo y cuenta pendiente

Una perita en dulce, un rival con morbo y otro con cuentas pendientes, así se resumiría el resultado del sorteo del sorteo de la Champions League para el Barcelona. El Slavia de Praga es claramente la cenicienta del grupo, el Borussia Dortmund es el rival con morbo por la presencia de Paco Alcácer en el conjunto alemán y la de Dembélé (al menos de momento) en el Barça. Además, la salida a Dortmund siempre es complicada porque su estadio es una caldera. Y queda el equipo de la cuenta pendiente: el Inter de Milán, que el año pasado se quedó fuera de la Champions al quedar tercero en el grupo en el que se clasificaron el Barcelona y el Tottenham.

Más allá de como quedara el sorteo de la Fase de Grupos, que el Barcelona acostumbra a pasar con alta nota, la preocupación de los seguidores blaugrana está centrada en los cruces, que es donde el Barça ha fallado en las últimas temporadas, incluso cuando parecía que lo tenía todo a favor. Por eso, comenzar ante tres equipos de nivel alto con viajes cómodos sirve para mantener la tensión competitiva.

Sin duda, no hay excusa, el Barcelona es el gran favorito y puede quejarse de que le tocara el Inter como integrante del tercer bombo, pero al menos al tocarle el Dortmund evitó al Leipzig, que era uno de los equipos que más se querían eludir de los del cuarto bombo.

En todo caso, al Barcelona la fase de grupos hace tiempo que no le supone demasiados dolores de cabeza. Más les vale estar atentos en los cruces y mantener las piernas frescas de cara a la primavera, que es la asignatura pendiente del equipo, pero de entrada, el cartel de la Champions es el que se puede esperar en una gran competición. Estadios que aprietan, rivales históricos y cuentas pendientes. Bienvenidos a la Champions.