Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

Un golazo, un jugadón y mucho sufrimiento

Sacrificio. Para empezar el campeonato no está mal. Si hay que sufrir, mejor hacerlo desde el principio. Si hay que tragar saliva, mejor no esperar. El Atlético padeció ante el Getafe en un partido que no mereció tanto sufrimiento, puesto que fue bastante mejor que el rival. Pero ante el conjunto getafense es complicado jugar, enlazar acciones de peligro y ganar con holgura. Es de esos rivales que no te deja que tengas un mínimo de distracción y que no deja que haya continuidad en el juego. El 1-0 le da al Atlético tres puntos y la tranquilidad necesaria para ir ensamblando las piezas.

El inicio. Simeone tenía especial interés en ganar este primer encuentro ante el Getafe. Así se lo ha ido diciendo a sus jugadores en esta pretemporada. El Cholo no había comenzado con triunfo en los últimos tres años, puesto que había empatado ante Valencia, Girona y Alavés. Y para él siempre es vital iniciar el campeonato con una victoria. En esta oportunidad lo pudo hacer.

Golazo. El primer gol del Atlético fue de manual, apertura a banda derecha y centro magistral de Trippier. El inglés puso la pelota en la cabeza de Morata, quien remató casi a placer. A veces uno echa en falta esos tantos que no acercan al fútbol de antes. Ahora muchas veces parece algo imposible que se hagan tantos así. El Atlético ha fichado dos laterales de mucho recorrido y Trippier tiene un guante en su pie. Seguro que el Atlético no marcará el último gol de esta factura.

Expulsiones. El colegiado se lió y expulsó a dos jugadores antes del descanso, en acciones muy confusas. Cada vez hay más árbitros, más asistentes, están mejor preparados, hay analistas, se reúnen cada poco... pero la sensación que tiene el aficionado de a pie es que el arbitraje es cada vez peor. Cuadras Fernández dejó sin amarilla una falta de Cucurella que paraba un contragolpe rojiblanco. Una amarilla clara. No la señaló. Luego expulsó a Molina y posteriormente a Lodi. Esto no tiene arreglo.

El lateral zurdo. El Atlético parece que sigue con la maldición del lateral zurdo. Lodi había realizado una buena pretemporada, pero a las primeras de cambio ha comprobado lo que es jugar en España. El año pasado jugaron ahí Lucas, Filipe Luis y finalmente fue Saúl el que tuvo que hacerlo en muchos partidos. Ayer también tuvo que echar una mano. Ante el Leganés será Hermoso quien ocupe esta demarcación, puesto que ya lo hizo en unos minutos del choque ante el Getafe. Sigue la maldición del lateral zurdo sigue en pie.

Dureza. Lo mejor para el Atlético es que ya no volverá a ver al Getafe hasta dentro de unos meses. Posiblemente ningún equipo vaya tan al límite del reglamento como el Getafe, con entradas muchas veces innecesarias, como la que sufrió João Félix en el inicio del segundo tiempo tras plancha de Fajr. Falta, falta y falta. Y vuelta a lo mismo. Y protesta y protesta. El portugués ya sabe lo que le espera. El año pasado el Getafe se quedó con nueves jugadores sobre el césped y en muchos partidos le sucederá lo mismo. Hablamos del espectáculo de LaLiga, pero a veces son más palabras que hechos.

Jugadón. Por cierto, João Félix hizo la jugada del partido en la acción del penalti que falló Morata. El portugués demostró su calidad en esa jugada, donde se fue de todos los futbolistas que le salieron al paso. El jugador del Atlético se marchó lesionado y habrá que esperar que todo quede en un susto. El penalti pudo haber finiquitado el partido y no haber sufrido tanto.