Un Madrid en 'modo Liga' y Guardiola de testigo

El Madrid ha cambiado el discurso. Los lamentos por la final de Copa perdida lastimosamente ante el Barça (con el escándalo del 'instant replay' incluido) y la dolorosa derrota ante el CSKA en Vitoria en la Final Four de la Euroliga han dado paso a un equipo que se está reseteando para salvar la temporada. Esta eliminatoria con el Manresa ha sido un claro ejemplo de ello. Tanto en la ida celebrada en el WiZink Center el miércoles (98-75) como esta noche en el Nou Congost hemos visto a los de Laso rearmados moralmente, intensos, ambiciosos y con la alegría por ganar recuperada. No ha sido un Madrid depresivo y atormentado por sus errores en los momentos clave de la temporada. Hemos visto un Madrid sin titubeos, que ya al descanso silenció a la animosa afición manresana (¡con Pep Guardiola presente en la grada!) con una diferencia de casi 20 a su favor (28-47). 

Llull y Campazzo mandaron en el ritmo del partido, Rudy fue agresivo y espectacular como habitúa, y Ayón, Tavares y Thompkins hicieron su trabajo bajo los aros, como siempre. Sin olvidar a Carroll, infalible desde la línea de 6,25, ni a Causeur, un jugador que ha terminado la temporada 'on fire' y al que hemos echado en falta que tuviera más minutos en los momentos decisivos del curso.

El Madrid se ha metido en las semifinales por la vía rápida. Ya se ha puesto en 'modo Liga ACB' y sabe que conquistando el título habrá cumplido con una temporada de notable. El sobresaliente se perdió en la final de la Copa del Rey y en Vitoria, pero ganando la Liga (nos espera en semis el Valencia o el Unicaja) se mantendrá el fuego y el crédito de este proyecto. Hasta Guardiola, muy fan del Manresa, lo reconoció: "Estos del Madrid son muy buenos".