Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
LaLiga SmartBank
Lugo Lugo LUG

-

Huesca Huesca HUE

-

Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Retabet Bilbao BLB

-

Morabanc Andorra AND

-

San Pablo Burgos BUR

-

Joventut Badalona JOV

-

Movistar Estudiantes EST

-

Serie A
Liga Holandesa
Waalwijk Waalwijk WAA

-

Ajax Ajax AA

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

Willem II Willem II WII

-

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Utrecht Utrecht UTR

-

PSV PSV PSV

-

El Pucela de Sergio y Gómez: de milagro en milagro

Valladolid

Alegría desbordante en Valladolid por la permanencia del equipo en Primera División. Ni el hecho de haber sido el equipo con presupuesto más bajo, ni haber tenido muchas lesiones en las últimas semanas, ni las polémicas decisiones del VAR o de los árbitros han podido con un equipo y una afición que vive la edad de oro de su relación. Una hinchada completamente identificada con unos jugadores humildes, sí, pero trabajadores, que sienten los colores y que se han sobrepuesto a todos los hándicap. En una palabra: un equipo.

Sergi Guardiola y Enes Unal se disputaban el honor de marcar el gol de la permanencia y se puede decir que ganaron este galardón de manera compartida. Tremendo el jugador murciano, provocando el penalti y anotando el gol definitivo, y sensacional Enes Unal que pasa por ser el mejor fichaje del mercado de invierno porque su rendimiento ha subido exponencialmente en las últimas semanas. Acertó con el penalti y dio la asistencia del tanto de Guardiola en un partido en el que al Valladolid pudo venirle no muy bien adelantarse tan pronto porque no fue de los más brillantes. No estuvo bien en defensa, concedió demasiado, no tuvo manejo de juego, pero esta vez sí sus delanteros acertaron, aunque no es momento para la crítica y sí para la alegría y el disfrute de una gesta, de un milagro.

Y es que los jugadores, el cuerpo técnico, el presidente, los trabajadores, los aficionados del club, todos tienen un enorme mérito, pero más aún los dos artífices de este milagro: Sergio González y Miguel Ángel Gómez. El primero volvió a hacerlo, otra vez, y ya van dos consecutivos. Con escasos medios, con casi todo en contra, ha sacado un rendimiento brutal a una plantilla que por presupuesto debería haber bajado a Segunda hace muchas semanas. Lo del andaluz no es menos importante. En dos años ha salvado de la bancarrota al club con su apuesta deportiva, con un ascenso y una permanencia en unas condiciones draconianas, con sus conocimientos y con el apoyo del Bigdata, capitaneado por Paco González. Ambos, Sergio y Miguel Ángel, deben ser fundamentales en el proyecto del año que viene, pero hoy disfrutemos.