Competición
  • Europa League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina

Brahim y poco más

La Real Sociedad salió a imponer un ritmo vertiginoso de partido, con líneas adelantadas, buscando robar la pelota en zona de iniciación del rival y poder encarar la portería de Courtois con ataques rápidos. El Real Madrid no se sintió cómodo ni pudo igualar la velocidad del juego donostiarra prácticamente desde el comienzo del encuentro, haciéndose el dominio local mucho más evidente tras la expulsión de Vallejo.

De las pocas noticias agradables para los de Zidane en este último tramo de curso es la irrupción de Brahim. El malagueño se salva de la quema general y nos va dejando perlas que muestran su talento. Un talento sin duda diferente, un regateador capaz de manejarse en una baldosa y de sacar trucos increíbles, como el del primer gol de partido. Zidane habrá tomado buena nota de lo que puede ofrecer este joven jugador.