Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Europa League
Standard Standard SDL

-

Guimaraes Guimaraes VGU

-

Dinamo Kiev Dinamo Kiev DKI

-

Malmö Malmö MAL

-

APOEL APOEL APO

-

F91 Dudelange F91 Dudelange DUD

-

LASK LASK

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Copenhague Copenhague CPN

-

Lugano Lugano LGA

-

Cluj Cluj CFR

-

Lazio Lazio LAZ

-

Rennes Rennes REN

-

Celtic Celtic CLT

-

Eintracht Fr. Eintracht Fr. EFR

-

Arsenal Arsenal ARS

-

PSV PSV PSV

-

Sp. Portugal Sp. Portugal SPL

-

Basilea Basilea BSL

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

Oporto Oporto OPO

-

Young Boys Young Boys YB

-

M. United M. United MNU

-

FC Astana FC Astana AST

-

Partizán Partizán PTZ

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Sl. Bratislava Sl. Bratislava SLB

-

Besiktas Besiktas BES

-

Gent Gent GNT

-

Saint-Etienne Saint-Etienne SET

-

Ludogorets Ludogorets LRZ

-

CSKA M. CSKA M. CSM

-

Wolfsburgo Wolfsburgo WOL

-

Oleksandria Oleksandria OLK

-

Roma Roma ROM

-

Basaksehir Basaksehir BAS

-

Rangers Rangers RAN

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Wolves Wolves WVH

-

Braga Braga BRG

-

B. MGladbach B. MGladbach BMO

-

WAC WAC

-

LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Sportivo Estudiantes Sportivo Estudiantes CSE

-

Barracas Central Barracas Central CAB

-

FINALIZADO
Godoy Cruz Godoy Cruz GOD

0

River Plate River Plate RP

1

La confusión de Marcelino

Marcelino sacudió el partido con una decisión inesperada. El mayor valedor del 4-4-2, sistema que le ha acompañado durante toda su trayectoria, sorprendió al alinear un once con tres centrales, dos carrileros y Diakhaby por delante ante la ausencia de los dos mediocentros defensivos del equipo (Coquelin y Kondogbia). Sólo había utilizado este dibujo en la visita al Alavés en el mes de enero, también por las bajas de ambos centrocampistas y como arreglo para encarar el poderío de los de Abelardo en los centros laterales y en las segundas jugadas. En el Emirates, además de igualar el esquema de Emery, debió pensar en la posibilidad de un escenario similar para girar la estructura del equipo.

La resolución de Marcelino trajo confusión al Valencia. Pese al inicio prometedor, sustentado en la debilidad flagrante del Arsenal en el balón parado, los movimientos entre líneas de Rodrigo y la superioridad de Gayá frente a Maitland-Niles, nunca se sintió cómodo. El enredo posicional y en las vigilancias de los tres centrales desestabilizaron al Valencia. Sin jerarquía en su propia área, las intervenciones de estos fuera de la misma nunca alcanzaron contundencia alguna. No sabían si salir o no; cómo y a quién marcar. La actividad de Lacazette sin oposición expresó el desorden valencianista. El delantero francés atacó el espacio abierto entre el central y el carrilero y entre Diakhaby y el tridente defensivo.

A Marcelino no le resultó el novedoso planteamiento. Los goles del Arsenal nacieron en un rechace no controlado por Diakhaby y posterior transición y en dos envíos laterales en los que fallaron las marcas. Gabriel Paulista y Roncaglia, los centrales de los lados, nunca atendieron a su espalda en los centros desde los costados. Tampoco favoreció al Valencia el poco tacto de Soler con el balón y la presión a la que fue sometida Parejo por parte del Arsenal para anularle como constructor. Los dos interiores perdieron 23 balones. La posición de Guedes como delantero volvió a no cuajar. Los minutos que tuvo Gameiro acercaron más al Valencia al gol, pero el mal estaba hecho. El despiste por el cambio de sistema fue generalizado y eso se le debe imputar a Marcelino. Al Valencia le queda apelar a la remontada. Si vuelve a su esencia nada es descartable, porque el Arsenal no dejó de ser un rival con contrariedades y accesible en muchas fases del partido.

La segunda jugada

Gabriel Paulista salta con Lacazette y gana la disputa aérea, pero Özil se adelanta a Diakhaby en el rechace. El Arsenal monta una contra en la que la velocidad de Aubameyang empequeñece a Garay y Roncaglia.

0 Comentarios

Normas Mostrar