Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa

Mil días del Madrid como Rey de Europa

En Italia ha sobresaltado la caída de la Juve en el Metropolitano. Líder escapadísimo en el calcio, pasó por Madrid sin brillo y volvió con un resultado malo, un dos a cero que, estadísticas en mano, clasifica al ganador de la ida en un 83% de las ocasiones. La Juve ha ganado en su campeonato todos los partidos salvo tres, que ha empatado. Llegó al Metropolitano con un aura como de invencibilidad y con la coruscante presencia de Cristiano como factor de intimidación definitivo. Pero he aquí que no hizo nada, vuelve a casa con ese dos a cero y aún tiene que dar gracias al VAR, que le alivió de un penalti y de un gol de Morata, que se fue al limbo.

Tenemos muy buen fútbol. Este episodio de la Juve me recuerda al del PSG hace un año ante el Madrid. Igual que ahora, se temía al PSG como algo poderoso y superior, y resultó que no era para tanto. Igual que la Juve, el PSG tenía (y tiene) un gran equipo, pero juega un campeonato menor. Los dos pedalean cuesta abajo en sus países, así que cuando se enfrentan a dificultades mayores se desconciertan y desfallecen. No quiero vender la piel del oso antes de cazarlo, pero la Juve lo tiene difícil ante el Atleti. El Madrid lo tiene bien ante el Ajax, como el Barça ante el Olympique de Lyon. El Valencia, el Villarreal y el Sevilla siguen en la Europa League.

Hasta hoy sólo hemos perdido al Betis en este envite, y no le he visto peor que el Rennes en sus dos partidos, sólo que el fútbol tiene un punto de azar que aquí se nos ha vuelto en contra. Algunos lo ven como castigo a Setién por su arrogante reacción tras perder con el Leganés. Una pena, en todo caso, y un accidente, porque el Betis juega bien y forma parte de esa diversidad enriquecedora de nuestro campeonato, que abarca desde su propuesta a las de Simeone o Bordalás. Ahí se foguean nuestros equipos, de ahí sus constantes éxitos europeos, que en el caso del Madrid se plasman ya en mil días ciñendo la corona de Europa, con perdón de Guardiola.