Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Argentina
Champions League
Young Boys Young Boys YB

-

E. Roja E. Roja ESR

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

FC Krasnodar FC Krasnodar KRA

-

D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

Rosenborg Rosenborg RSG

-

Copa Libertadores
Copa Argentina
All Boys All Boys LLB

-

Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

Las debilidades de Barça y Madrid

Acabado el primer asalto, el Clásico del Camp Nou gravitó más sobre los defectos que las virtudes de uno y otro. La trama volvió a denunciar la flaqueza del Barcelona en la transición defensiva, permitiendo una y otra vez las contras visitantes durante todo el primer tiempo. Bajo el dictado de Modric y el aliento de Benzema en corto y Vinicius a la carrera, el Madrid puso la directa con jugadas verticales que no tuvieron réplica en el otro lado. Todo pasó a la espalda de Busquets, Rakitic y Arthur. No resultó chocante si uno se fija en los precedentes culés. Al Barcelona le incomodó de nuevo la presión alta del rival como en otros tantos partidos. Valverde no termina de encontrar una solución perfecta a este problema. Entre los tres centrocampistas extraviaron 18 balones antes del descanso, arrinconados por el empeño general blanco. El Madrid gobernó la escena y perdonó por sus indecisiones y timidez en la finalización. A Vinicius se le atragantó el escenario en este apartado del juego. Piqué fue el sostén azulgrana toda la noche (siete recuperaciones).

El Barcelona logró igualar el partido apuntando primero a la fragilidad estructural de Marcelo. El lateral del Madrid desentonó con el ritmo del partido y se vio superado por Malcom, más activo que acertado hasta el gol. Fue una muy mala señal en el Barcelona que el brasileño capitalizara la ofensiva durante tanto tiempo. Sólo tuvo la escolta de Semedo. Coutinho apareció siempre para mal y Luis Suárez quedó aislado. La disminución del empuje del Madrid y la mayor pulcritud del Barcelona alteraron la secuencia en la segunda parte. Del 45' al 75' el equipo de Valverde promedió una cuota de posesión cercana al 63%. El Barça se estableció en campo contrario y el Madrid perdió la brújula en la salida. Mejor puesto y más riguroso en todas las facetas, desmejoró a su máximo rival y equilibró el resultado. Fue un Clásico de debilidades más que de fortalezas.

Marcelo, en el 1-1

La imagen de la representación del olvido de sus funciones cuando la jugada transcurre por el otro lado. Mal perfilado, sin vigilar a Malcom, no replegó después y posibilitó el golpeo de su compatriota. Desconectado en todo momento.

0 Comentarios

Normas Mostrar