Temas del día

El Real Zaragoza mereció mucho más

El Real Zaragoza se trae un valioso empate de Las Palmas, un empate en una plaza muy difícil que no le acabó de hacer justicia a sus méritos, pero que le sirve para aumentar su distancia con el descenso. Éste queda ahora a cinco puntos, una ventaja todavía corta, pero que ya no asusta. En cualquier caso, no conviene perder la perspectiva. Éste era un equipo hundido y que parecía sin remedio, y Víctor Fernández le ha dado la vuelta como a un calcetín en mes y medio. Es imposible que el técnico ponga más de su parte, pero el fútbol es sobre todo acierto. Y sin acierto es complicadísimo ganar.

El Zaragoza tuvo que jugar a remolque desde el cuarto de hora de partido, tras un error garrafal de Verdasca que propició el primer gol amarillo. El equipo aragonés pasó por notables apuros defensivos, especialmente en las jugadas a balón parado, pero no perdió nunca la fe ni la valentía, y no dejó de insistir e insistir hasta lograr el empate al filo del descanso. La afición del Gran Canaria protestó el 1-1, pero el gol fue absolutamente legal, ya que Álvaro, aunque en posición adelantada, recibió el balón de Galarreta.

La segunda parte fue un monólogo del Real Zaragoza, superior de cabo a rabo a un rival que sólo pudo correr impotente detrás del balón. Hasta tres ocasiones clarísimas dispuso el Zaragoza para haber culminado la remontada, pero ni Eguaras, ni Álvaro, ni Pombo, que eligió otra noche muy mal a la hora del pase definitivo, acertaron con todo a su favor. Su despliegue ofensivo fue notabilísimo, pero otra vez sus méritos no se tradujeron en el marcador por falta de acierto. Lo mejor fue otra vez la propuesta futbolística, excelente. Y sin dejar pasar por alto la actuación sobresaliente de Nieto y de matrícula de honor de James.

0 Comentarios

Normas Mostrar