Competición
  • Champions League

El Madrid gana credibilidad

La Copa alargó el restablecimiento futbolístico del Madrid, reforzado por una columna vertebral reconocible y por la ambición colectiva demostrada. Desde el once ganó credibilidad. Solari quiso reafirmar la actuación liguera contra el Sevilla y de la medular hacia delante no movió nada. La decisión encajó al Madrid, enchufado toda la noche y pujante arriba (53 acciones buenas en área contraria). La energía y ritmo en las entregas fue su mejor virtud. El hecho de tener un centrocampista más que el Girona, desamparados Granell y Douglas Luiz, favoreció las asociaciones por dentro.

El avispero se agitó por fuera. El 66% de los ataques transcurrieron por las bandas. La osadía de Vinicius y la profundidad de Odriozola validaron un Benzema fantástico en el eje creativo (90% de precisión el pase). La concesión de Eusebio en la alineación quitó empaque al Girona y aligeró la empresa de los de Solari. Sólo la efectividad rojiblanca incomodó al Madrid. Como en el Wanda el equipo catalán lidió sus acciones ofensivas con máxima precisión. Odriozola y Marcelo volvieron a sufrir en campo propio y Llorente entró adormilado, pero el discurrir del partido apuntó a otra dirección. Este equipo de Solari sí produce y hasta puede enganchar a su público. Se anuncia un nuevo horizonte en el Madrid tras tanta negrura esta temporada.

Con la escoba

Casemiro equilibró al Madrid con recuperaciones (nueve) y entradas destacadas. Su intervención al adelantarse a Granell marcó el inicio de la jugada del gol de Lucas.

0 Comentarios

Normas Mostrar