Competición
  • Champions League

A cuatro minutos de una gran noche

Este Girona está hecho para disfrutar, sufrir y volver a sufrir. Pero también para estar orgulloso y soñar. El conjunto de Eusebio provocó un subidón a su afición con el 0-1 (el centro de Raúl García, que debutaba, fue delicioso), pero con el paso de los minutos sufrió un baño de realidad y pegada. Les costó aprovechar los minutos de zozobra del Madrid y se amedrentaron cuando la tormenta perfecta les empapó. Lozano encendió la mecha de lo que pudo ser una gran noche, pero su penalti restó aire a un equipo que ya ha concedido tres penas máximas a los blancos esta temporada en dos partidos.

Eso sí, se les dio otra oportunidad y con el 2-2 se vieron volando el Bernabéu. Pero acabaron saltando por los aires. El resultado final, abultado por cuatro minutos de desconexión fatal, precisará del mejor Montilivi posible. Pero pase lo que pase ya han pagado el peaje. Y con la lesión de Borja García puede ser demasiado costoso.

0 Comentarios

Normas Mostrar