Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

Vinicius aprieta las clavijas a Bale

Este momento que atraviesa el Madrid se parece mucho a otros que he visto antes y que fueron propicios para que entraran jugadores de la cantera con facilidad. Crisis deportiva y económica (el Madrid la tiene, soterrada, pues no sólo no ficha, sino que se tiene que entrampar para tunear el campo) juntas. Así pasaba cuando entraron los ‘ye-yés’, los ‘garcías’ o ‘La Quinta del Buitre’. Siempre momentos como este, de plantilla envejecida o acomodada, o las dos cosas, falta de dinero para renovar y público irritado. En esas condiciones, los jugadores de la cantera son recibidos como agua de mayo. Y los que valen, se quedan.

Así ha llegado Vinicus, que no es de la cantera, sino un fichaje de precio disparatado para su edad, pero que funge como canterano porque está haciendo su mili en el Castilla. Un jugador ingenioso, anárquico, revoltoso, que era echado en falta en la delantera aun antes de verle. Le vimos ante el Valladolid y desatascó el partido con una jugada con rebote que acabó en un gol que no era suyo, aunque lo celebró como si lo fuera y valiera un título. Pero es cierto que el gol nació de una diagonal suya, de una rebeldía contra la defensa cerrada del Valladolid que no había mostrado Bale durante tantos minutos de presencia inútil.

¿Y ahora? Cualquiera sabe. Bale costó mucho, ese es su aval, y además ha metido algunos goles importantes en finales... a las que no se llegó gracias a él. No aspiro a que haya que poner al uno por el otro ya, sino a que Bale sienta que no hay por qué permitirle lo que él se está permitiendo a sí mismo. Y lo que vale para Bale vale para Marcelo, que un día y otro estropea su gran aportación arriba con sus descuidos atrás. Viendo a Reguilón un partido completo (y difícil) arriba y abajo, tan importante para la llegada y el centro como para el repliegue y el quite, se agradece que también Marcelo tenga competencia. Reguilón no es Coentrao.