Quique González, el rey Midas del Deportivo

Regresa el Deportivo de Tarragona con tres puntos en el zurrón y un manojo de buenas noticias. Los coruñeses han vuelto a ser un equipo solvente y letal arriba. Por primera vez en la temporada los de Natxo han enlazado dos triunfos consecutivos. Los tres puntos sitúan a los blanquiazules en la parte alta, en el pelotón de perseguidores VIP de un Málaga que será el próximo inquilino en Riazor. También es la primera remontada de la temporada, lo que suma la fe a un repertorio de virtudes que empiezan a ser más que interesantes. El 1-3 significa, al mismo tiempo, la primera victoria del año por más de un gol, lo que evita sustos y sufrimientos. En el otro lado de la balanza, que pesa mucho menos, hay también errores propios, en especial en la salida de balón, como la de Mosquera en el 1-0.

Cuando sumas todo eso también florecen con facilidad los nombres propios. El primero el de Quique González, el rey Midas del Deportivo porque balón que toca, balón que va para dentro. Sumó su segundo doblete consecutivo, lleva ya seis tantos y comanda la tabla de goleadores junto a Rubén Castro y Enric Gallego. Uno de ellos, el segundo, lo marcó tras un preciso pase de un Saúl al que va ser complicado mover de la titularidad. El cántabro se superó, ya que también fue el asistente en el tanto de un Christian Santos que entró, vio y mató de cabeza. Otro punta para la causa, hacía falta porque también hubo otro nombre propio, este negativo: Fede Cartabia. El argentino se rompió nada más salir y tiene mala pinta la lesión. Lástima, su calidad es una garantía de la que duele prescindir.