Alonso no aguantará mucho más

Las esperanzas se diluyen como el azúcar en el café. Pensamos que, tras el desastre de Honda, McLaren sería capaz de tener un monoplaza medianamente competitivo con el motor Renault. Hablamos de una escudería legendaria, por mucho que lleve demasiado tiempo sin ofrecer el rendimiento que se espera de ese prestigio. Quizá no a la primera un coche tan rápido como el Red Bull que utiliza ese mismo propulsor, pero al menos sí lo suficiente para que Alonso pudiera sacar petróleo de su potencial a base de talento. Por desgracia no está siendo así y el proyecto de Woking empieza a oler de nuevo a fracaso. El McLaren además de no haber corrido nunca mucho, ahora se rompe. Lo ha hecho en las dos últimas carreras y el agotamiento del asturiano está llegando a su límite.

Sumando todos los factores que influyen en su situación, me temo que Alonso no aguantará mucho más así. Al alcanzar sus 300 grandes premios ha dejado muy claro que se considera uno de los grandes en la historia de la Fórmula 1, así que es fácil adivinar la enorme frustración que le produce una sequía de éxitos que parece no tener fin. Por eso decidió consolarse con el bálsamo de WEC y por eso hay quien ya piensa que tiene pie y medio fuera de la F1. Leía estos días a Manuel Franco, que pasa mucho tiempo junto a él e interpreta como pocos sus palabras, pronunciarse en tal sentido y su opinión vino a refrendar la sensación que yo también tenía: Fernando no quiere ni puede seguir ampliando su crédito de confianza a McLaren. Veremos cuál es su decisión…