Este Atleti agiganta su leyenda

Este Atleti agiganta su leyenda

Partidazo. El Atlético recordará este partido durante mucho tiempo, será de esos de los que se hablará cuando se comente la casta, el coraje y el corazón de la gente del Atleti. El Atlético dió una lección de hombría, de saber estar, de solidaridad, de compromiso... El Atlético se quedó con un jugador menos a los pocos minutos de empezar el encuentro y al final se marchó con un 1-1 que le puede dar la clasificación para la final europea. Entre medias hubo mucho, muchísimo, mucho sufrimiento, mucho apretar los dientes, mucho correr detrás del balón y de los jugadores del Arsenal... En el Emirates este Atlético de SImeone agiganta su leyenda. Este Atleti se hace aún más grande. Lección, sí señor, lección de un grupo de futbolistas que siguen pasando a la historia.

Cumpleaños. El Atlético pudo celebrar su cumpleaños a lo grande, pudo festejar esos 115 años de existencia a su manera, sufriendo, peleando, pero al final vislumbrando el pase a Lyon. Que cumplas muchos más mi querido Atleti, que cumplas muchos más porque yo no sé lo que sería de nosotros sin tí. Las paradas de Oblak, el gol de Griezmann, el compromiso de Saúl y Koke, la potencia en el juego aéreo de Giménez y Godín... No hay equipo en el mundo que defienda como el Atlético.

El Wanda. Este 1-1 tiene muchas otras lecturas más. Por partidos así, gente como Oblak y Griezmann pueden quedarse en este club. Por eso y por pagar un salario mayor por la cantidad de ofertas que tendrán. Pero ese 1-1, ante el Arsenal, jugando casi todo el partido con uno menos sirve para ver que este Atleti, con algunos retoques, tiene aún mucho recorrido y puede darle muchas alegrías a su hinchada.

Raro. Lo que sucedió en el primer tiempo con el colegiado francés fue muy raro, rarísimo. Las dos primeras entradas de Vrsaljko dieron con el rojiblanco en el vestuario. A los nueve minutos el jugador del Atlético tenía que abandonar el campo. Posteriormente, varios futbolistas del Arsenal hicieron entradas por detrás a futbolistas del Atlético y no hubo amarilla. Sinceramente, no pareció que hubiera la misma vara de medir hacia los dos equipos. Si la dos entradas de Vrsaljko merecieron la cartulina, alguna de sus rivales, también. Nunca el Atlético ha sido un club muy beneficiado por los colegiados, ni en España ni en Europa y en esta oportunidad tampoco lo fue.

La afición. Unos 1.500 seguidores del Atlético estuvieron en el Emirates y se dejaron notar. Hasta Londres se desplazó mi amigo Scott, ese rojiblanco de pro que desde Escocia me recuerda que no hay nada más importante para él que su Atleti. Los seguidores del Atleti sufrieron como pocas veces lo han hecho, pero se les escuchó, se les oyó y uno, cuando está fuera, siente orgullo de esta gente. Al final, en los últimos minutos en el Emirates, cantaron, rieron, disfrutaron como pocas veces lo habían hecho. Cuando el partido acabó, los jugadores se fueron hacia la esquina donde estaban nuestros seguidores y yo me imagino que ese momento fue mágico para todos. Ahora queda el Wanda Metropolitano. Queremos noches mágicas allí. Pues en unos días tendremos la primera.

0 Comentarios

Normas Mostrar