Esta historia ya la hemos oído antes...

Esta historia ya la hemos oído antes...

Escuchar al padre de Neymar y a los dirigentes de su club actual hablar de lo que es feliz, de que no se va a ningún lado, de que está comprometido y con ganas de seguir, me produce una sensación de déjà vu. Me recuerda al 17 de julio de 2017, cuando Robert Fernández, en su comparecencia junto a Valverde, afirmó que “nadie pagaría la cláusula de Neymar”. Y del día siguiente, cuando Jordi Mestre, en la presentación de Pep Segura como nuevo mánager general del Barça, negó rotundamente que el delantero brasileño pudiera dejar el Barcelona con destino a la capital francesa: “Neymar se quedará al 200%”. Todo eso después de que el padre del jugador se reuniera con los dirigentes para tranquilizarles y que viajara con sus compañeros para la gira de pretemporada azulgrana en Estados Unidos.

Dicen que Neypai fue tajante y repitió más de una vez en los despachos aquel verano que la continuidad de su hijo estaba garantizada. Días después, cuando se dieron cuenta de lo que estaba por venir, acudieron hasta a Messi, Suárez y Piqué para intentar salvar la situación, que en punto de desesperación hasta produjo aquel inolvidable “se queda” del central. Lo que pasó después, ya es historia. Neymar había firmado su renovación un año antes. Cobró 21 millones de un bonus de 64 por renovar, que hoy es tema de dos demandas. Una del Barça, que acusa el jugador de deslealtad. Y otra del futbolista, que cobra en la Justicia lo que cree que le deben. En este culebrón, me pueden decir misa. Todo lo que escuche ya lo he oído antes...

0 Comentarios

Mostrar