La revolución son Lucas y Asensio

La revolución son Lucas y Asensio

Cambios ganadores. El Madrid siempre vuelve en la Champions y despachó al PSG con unos minutos finales que ponderan la figura de Zidane. El técnico blanco le ganó la mano a Emery y sacudió el partido con las variaciones de Lucas Vázquez y Marco Asensio.

Un hombre más. Apostó Zidane de principio por Isco para engordar la medular (cuatro jugadores del Madrid contra tres del PSG), decisión que le sirvió en el primer tiempo. La efectividad de esa superioridad numérica se diluyó tras el descanso y Zidane ofreció una solución distinta.

Atacar por fuera.  Entendió Zidane lo que necesitaba el partido, tendido a un ida y vuelta en el que las características de Lucas y Asensio prevalecen. El PSG, que nunca tuvo consistencia en la medular, se difuminó definitivamente sin balón y se perdió en el repliegue. El entusiasmo futbolístico de Asensio y Lucas acabó por alterar la escasa firmeza defensiva del PSG y rompió la liturgia del segundo tiempo. Abiertos los dos, el Madrid ocupó mejor los espacios y explotó las carencias evidentes del conjunto parisino en las bandas.

Dibujo convincente. Este 4-4-2 clásico, que ya funcionó ante el Sevilla y la Real Sociedad, estimula las capacidades de Asensio, que también se remangó en el quite (tres recuperaciones), y regenera a un Madrid mejor sin Benzema y con otra silueta en la Champions.

Opciones en ambas bandas

Modric y Kroos tenían a Lucas y Asensio en los dos costados como posibles receptores. Vuelo en ataque y jugadores en zona de remate.

Desde atrás

Lucas apareció desde segunda línea y fijó a Yuri. En esta jugada estuvo a punto de conectar con Bale. Finalizó en saque de esquina para el Madrid.

0 Comentarios

Mostrar