Pau como metáfora del proyecto

Pau como metáfora del proyecto

El proyecto del Espanyol de Rastar Group, si es que aún se puede hablar de un plan que tenía por objetivo alcanzar la clasificación para la Champions el año próximo, muestra desde hace tiempo sus grietas. Las que no se divisaban cuando Chen se hizo cargo de la hipoteca de un inmueble que parecía asentado al fin (no confundir con arraigado) sobre sólidos cimientos. Y el caso de Pau es la perfecta metáfora de los fallos estructurales que presentaba esa ilusionante pero ingenua ambición de los inicios.

Como viene informando AS, al portero lo pretende el Girona a través del City y, sobre todo, lo seduce el Betis, que se apunta como su destino más probable. Ayer, ‘PericosOnline’ desgranó la oferta de renovación que le había presentado el Espanyol: nueve millones, a repartir entre cinco temporadas y partiendo de un salario que rondaría el millón y medio. Cifras que por sí solas aparentan una traición de Pau, de no ser porque hasta el pasado verano se negoció tan al alza que de entrada quedaría lejos de los mejor pagados, y de no ser porque el club no le tendió la mano para renovar hasta octubre, en lugar de hacerlo en agosto de 2016, cuando se fue cedido. En lo sucesivo, el Espanyol deberá pagar por los errores económicos y deportivos de su pasado más inmediato. Pau es el primer ejemplo, la metáfora perfecta de las imperfecciones.

0 Comentarios

Mostrar