Vallejo y Nacho sí cumplieron

De mínimos. El Madrid de los meritorios desencantó con una victoria apagada, servida únicamente por la movilidad de Bale, Lucas y Mayoral, la inferioridad numérica del Numancia y el afán final de Isco. Se puede agarrar también a la solvencia defensiva de Vallejo y Nacho.

Autoritarios. En el 4-2-3-1 por el que optó Zidane, la pareja de centrales madridista sobrevivió con aplomo al caos que originaron Carvajal (irreconocible) y un Theo que naufragó otra vez. El central aragonés destacó ante la vorágine negativa de la segunda unidad (máximo recuperador blanco con siete robos). 

A la banda. Arrasate delegó en Higinio la tarea de desplazarse a los costados para sacar de zona a Vallejo y Nacho, pero el delantero del Numancia no pudo desacoplar a ninguno de los dos. Tanto Vallejo como Nacho corrigieron los espacios a la espalda de los laterales y sujetaron el área madridista.

Balón parado. Sólo sufrió el equipo de Zidane con la estrategia del Numancia en el primer tiempo (uno de cada cuatro goles del conjunto soriano tienen este origen). La defensa mixta del Madrid (cinco jugadores al hombre y cinco en zona) permitió hasta tres remates. No controló estas situaciones. 

Salida a banda

Nacho se acostó en esta acción en la izquierda ante la acometida de Higinio y el repliegue tardío de Theo. La continuación de la jugada distinguió a Vallejo...

Anticipación

El joven defensa se antepuso al control de Higinio, que se fue de la banda al centro tras verse cerrado por Nacho, y recuperó el balón para el Madrid.