España: sencillamente, el mejor equipo del Eurobasket

España: sencillamente, el mejor equipo del Eurobasket

Ser favorito no es fácil: Francia, con todo su músculo NBA, falló hace dos años en Lille ante 27.000 compatriotas. España, en una era de dominación que ya es un tomo de la historia del baloncesto europeo, falló precisamente en partidos que parecían en el zurrón: la final de 2007, recién estrenados los galones de campeona del mundo, y los cuartos del Mundial 2014, en Madrid y ante una Francia plagada de bajas. La historia del deporte está llena de ejemplos, de derrotas más recordadas que las victorias, de moralejas. Scariolo lo sabe, por eso no para de avisar aunque a veces parezca que solo cumple un guion. Y los jugadores lo saben. Esta es una Selección experta, segura, con las suficientes cicatrices por debajo de la montaña de medallas.

Una España que no parece que vaya a tener los problemas que ha tenido otras veces, y que no acabaron importando nada, en la primera fase. Su puesta en escena ante Montenegro (que no es uno de los diez peores equipos de este Eurobasket) fue deslumbrante, la del mejor equipo de este primer tramo de partidos de un campeonato marcado por las ausencias. Pero en el que España también tiene bajas (muchas e importantes)... pero las disimula mejor que los demás. Así de sencillo.

La hoja de ruta para no perder pasa por la defensa. Es el mantra de Scariolo. Con el ataque al nivel de esta primera parte, se pasa de ganar a arrollar. España es por diseño un equipo que empieza en los bases y acaba en la zona, algo más débil en las alas. Pero cuando todos aportan, ni siquiera se perciben desequilibrios. Scariolo enhebra un plan con Pau Gasol y otro sin él, variantes de juego en las que tienen mucho que decir los hermanos Hernangómez y Abrines. Los jugadores que pueden separar definitivamente a España del resto. Porque lo demás está ahí: Sergio y Ricky dieron un recital con sus dos estilos de dirección tan diferentes y Pau Gasol jugó sin pisar el acelerador pero con esa silueta soberbia a la que nadie se ha acercado en esta era del baloncesto continental: un gigante de leyenda, la certeza que ha elevado a la Selección por encima de todas las demás selecciones de Europa.

España es el mejor equipo del Eurobasket. Ahora tiene que ganarlo. Y no será fácil: nunca lo es.

0 Comentarios

Normas Mostrar