Valverde gana su primer partido en la sala de prensa

Valverde gana su primer partido en la sala de prensa

Asumir el foco. El pasado lunes, el Barcelona anunció el fichaje de Valverde como nuevo entrenador como el que da el pésame. Motivos de luto no faltaban para completar la lúgubre parafernalia que adornó la charla de Bartomeu. Los líos judiciales de la entidad azulgrana, con un expresidente en prisión preventiva, la revancha de la Acción Social de Responsabilidad en manos de demiurgos que interpretan los números como quien escruta las tripas de una gallina y el acoso de la Agencia Tributaria convirtieron el acto de anunciación de Valverde en algo así como anunciar un cumpleaños en un entierro de tercera. Pero ayer por la mañana, Valverde se puso al mando de las operaciones y cambió el foco. Compareció durante una hora ante los periodistas junto al vicepresidente deportivo, Jordi Mestre, y el secretario técnico, Robert. De 32 preguntas, 31 fueron para el nuevo entrenador y una para el secretario técnico. El directivo, asentía. Valverde logró que el foco dejara el palco y volviera al prado. Hasta la próxima, que con esta directiva va a ser más pronto que tarde.

Ideas. Valverde dejó claro en su primera comparecencia ante los medios que no es un técnico populista que deje grandes titulares, pero en cambio, es un gran conversador. Especialmente, de fútbol. Tendremos que acostumbrarnos a leer sus intenciones en frases que se pronuncian en un tono neutro y educadamente, pero que no por eso dejan de importar. Dijo ayer algo insólito para cualquier entrenador que aterriza en un Barcelona que en mes y medio se va a medir tres veces contra el Madrid en pretemporada. En vez de ponerse la venda antes de la herida y decir que “las notas se ponen a final de curso”, se felicitó por empezar a ese nivel de exigencia, con el Clásico amistoso de Miami y la Supercopa de España. “Me gusta empezar contra el Madrid y con un título en juego”.

Hay que moverse. En On the Road la novela de Kerouac referente de la Beat Generation, hay un momento en el que Sal Paradise le pregunta a Dean Moriarty dónde hay que ir, y el segundo le responde que “eso es lo de menos, lo importante es moverse”. Esa es la filosofía que ha adoptado Valverde cuando dice que “el crecimiento cero no existe. Hay que moverse y cambiar algo porque en el fútbol vas para arriba o vas para abajo y aquí todo se ha hecho bien, pero no nos podemos quedar donde estamos”. Con esa frase, Valverde ganó su primer partido en sala de prensa.

0 Comentarios

Normas Mostrar