Cristiano y el mediocampo desvistieron a Simeone

Noche blanca. El Madrid trituró al Atlético con un partido inmejorable que pondera al colectivo y una individualidad. Nadie puede con este Cristiano. El portugués afiló a su equipo desde todas las posiciones de ataque. Hizo todo con un acierto extraordinario.

El guión. El conjunto de Zidane se alejó de su propensión al desgobierno y agarró el timón de la medular. Los cuatro centrocampistas dieron 112 pases y recuperaron 10 balones más que los rojiblancos. Saúl pasó de puntillas por el partido y Gabi estuvo desconocido.

Incomparecencia defensiva. Al Atleti le faltó su armadura habitual y tiritó ante cualquier acometida madridista (17 remates locales). Perdió los duelos personales en los dos primeros goles y se abandonó definitivamente tras el 2-0.

Los cambios. Las permutas de Simeone desfiguraron aún más al conjunto rojiblanco. Quiso buscar el gol y venció el poco orden que le quedaba. Zidane, en cambio, acertó. Asensio dio vuelo por la izquierda y Lucas avivó el hat-trick de Cristiano.

Carga sobre Lucas

Orden de Zidane. El Madrid aporreó la banda derecha del Atleti para descubrir la debilidad de Lucas. Cristiano, Isco, Marcelo y Asensio no pararon de encararle.

Mayor intensidad

El Atleti también careció del entusiasmo que le define y se vio desarbolado por la energía madridista. Cristiano, el ejemplo. Siguió a Lucas hasta línea de fondo en el 43'.