El pádel amenaza al baloncesto

Se celebró en Madrid el Máster de pádel, y las 5.050 localidades del pabellón del IFEMA se agotaron. Vale que se trataba del Máster que disputan los mejores jugadores del mundo para poner fin a la temporada, pero no deja de tratarse de pádel. Paralelamente, el Madrid de baloncesto jugaba en el Palacio de los Deportes, y estaba cantado que el partido iba a ser una fiesta al tener el equipo la oportunidad de igualar una marca que había establecido el Barcelona en 1987: un año natural entero sin perder en casa un partido de Liga. El Madrid no sólo lo igualó, sino que se dio un homenaje. Venció 106-59 al Obradoiro, con un 33-8 en el tercer cuarto, lo que le supuso igualar otro récord: el suyo histórico de mayor diferencia en un cuarto. Testigos: 6.783 espectadores.

Sólo fueron 1.733 más que el pádel, pero vaya usted a saber si no hubiera habido más en el IFEMA de haber contado con un mayor aforo. Bien es verdad que el partido de baloncesto del Madrid coincidió con el del fútbol, pero esto habrá que apuntarlo al debe del club al programar su encuentro de la ACB en la misma franja horaria. Muchos aficionados madridistas prefirieron quedarse en casa, cosa que no hicieron los aficionados al pádel, que algún madridista también habría entre ellos, y eso que desplazarse al IFEMA no tiene las facilidades que ir al Palacio. Para más inri, en esta jornada el Estudiantes le ganó al Madrid en espectadores: 9.893. Jugó también en el Palacio, pero por la tarde. Hasta el Estudiantes le ganó al Madrid por la mano en el día de los récords madridistas.