Sprinters de toda la vida

Los trials estadounidenses miden cada cuatro años la renovación de su atletismo, especialmente en las pruebas de velocidad, donde sus estrellas siempre figuran entre los favoritos en los Juegos. Falta una jornada para terminar la selección en el hermoso Estadio Hayward de Eugene (Oregón), pero las carreras cortas han definido un equipo con mayoría de veteranos y algunos jóvenes prometedores. Seguirán en el equipo Justin Gatlin, vencedor en los 100 y 200 metros, y LaShawn Merritt, ganador de los 400 metros y segundo en los 200. Lo sucede con Allyson Felix, recuperada en apenas un mes de su preocupante lesión de tobillo. Conquistó los 400 metros, con una marca inferior a los 50 segundos. Las grandes novedades son Trayvon Bromell, 21 años, segundo en la final de 100 metros, y Marvin Bracy y Ameer Webb, dos sprinters de la generación intermedia que han repuntado esta temporada.

La hegemonía de Gatlin (34 años) y Merritt (30) supone un doble asterisco para el equipo estadounidense. Por un lado, significa que no han aparecido sucesores de gran impacto en los últimos años. Dice bastante de esta meseta la presencia de Tyson Gay, 33 años, como cuarto integrante del equipo. Correrá en la prueba de relevos 4x100. La otra cuestión está relacionada con el pasado de los dos principales velocistas norteamericanos. Tanto Gatlin como Merritt fueron inhabilitados por dopaje en los que parecían sus mejores años.

Después de cuatro años de sanción (2006-2010), Justin Gatlin ha logrado en los dos últimos años las mejores marcas de su vida. A diferencia del pasado año, ha comenzado la temporada con menos estrépito. Se ha guardado la mejor actuación para los trials olímpicos, con 9,80 segundos en los 100 metros y 19,75 en los 200. Ahora le falta demostrar su autoridad ante Usain Bolt. En el Mundial del pasado año en Pekín, Gatlin se arrugó tanto frente al campeón jamaicano que le dejó descolocado psicológicamente. La reciente lesión de Bolt en los campeonatos de su país ha añadido más elementos para la incertidumbre. ¿Podrá el mejor Gatlin con este Bolt peor preparado?

Merritt, 21 meses inhabilitado entre 2010 y 2011, doblará en los 200 y 400 metros, con unas marcas de primer nivel: 43,97 y los 19,79. En las semifinales de 200 se descolgó con un tiempazo (19,74), que habla de su formidable momento actual. Ganador de la medalla de oro en los Juegos de 2008, Merritt volverá a medirse en Río de Janeiro con Kirani James, el portentoso cuatrocentista de la pequeña isla caribeña de Grenada. El combate será una de las grandes atracciones de los Juegos.

El sucesor más probable de Gatlin es Trayvon Bromell, que ayer cumplió 21 años. Segundo en los 100 metros, con 9,84, despuntó como juvenil y ha ratificado su talento entre los grandes. Fue tercero en los Mundiales y ha funcionado de maravilla en el infierno de los trials. Es un sprinter ligero, alejado del contundente modelo Gatlin. No es época para los velocistas de estructura tan liviana, pero Bromell ha demostrado que funciona en las grandes competiciones.

Otra de las grandes noticias de los trials ha sido la irrupción de Noah Lyles y Michael Norman, dos juveniles (18 años) que han estado a punto de obtener la plaza olímpica en los 200 metros. Lyles fue cuarto, con un registro de 20,09, nuevo récord juvenil de EE UU. Si todo es como parece, asoma como un futuro gran sprinter. El californiano Norman, hasta ahora más conocido como cuatrocentista, ocupó la quinta posición (20,14).

Allyson Felix, 30 años, campeona olímpica en Londres 2012, ganó los 400 metros con una contundencia inesperada. Pasó con ciertas dificultades las rondas, atribuidas a la lesión de tobillo que sufrió hace cuatro semanas. Sin embargo, venció con una de las mejores marcas de su vida: 49,67 segundos. Es una estrella de dimensiones históricas. Será su cuarta participación en los Juegos. Con 18 años logró la plata en los 200 metros en Atenas 2004. Desde entonces ha forjado un impresionante palmarés. A su sombra, las estadounidenses volverán a presentar un equipazo de velocistas en Río. English Gardner, Tiana Bartoletta –ganadora de la prueba de longitud en los Mundiales de Helsinki 2005- y Tori Bowie bajaron de 10,80 en los 100 metros. Su duelo con las jamaicanas y la holandesa Dafne Schippers se antoja sensacional.