Bartali retiró a Italia del Tour por una agresión

El Aspin es un clásico de los Pirineos, un puerto que se subirá hoy por 67ª vez en el Tour. Por su cima han pasado en cabeza Coppi, Bahamontes, Van Impe, Bobet, Gaul... Gino Bartali también engrosa su historia, pero por un escándalo en 1950.

Fausto Coppi se había roto un fémur en el Giro y Bartali acudió al Tour como jefe absoluto. Tenía 36 años, pero había acabado segundo la ronda rosa y había ganado la Milán-San Remo. Italia acudía también con un equipo B: los cadetti. Fiorenzo Magni era el teórico líder, pero en realidad iba a trabajar igualmente para Bartali.

En la 11ª etapa, un grupo de excitados espectadores ocuparon la calzada en el Aspin y tiraron a Bartali y Jean Robic. El toscano recibió golpes e insultos. Luego declaró que había visto un cuchillo, aunque la prensa francesa recoge que el aficionado llevaba en la otra mano un salchichón. Los hechos apuntaban a una represalia por la hostilidad del año anterior en el Valle de Aosta.

Bartali ganó en Saint Gaudens, pero en la meta anunció que Italia abandonaba la carrera. Incluso los cadetti, a pesar de que Magni se había enfundado el maillot amarillo. “Vine a ayudar a Bartali, si siguiera sería un usurpador”, dijo Magni. El liderato recayó en Kubler, pero no quiso vestir la prenda.

El patrón del Tour, Jacques Goddet, visitó la habitación de Bartali para convencerle. Sin éxito. “No quiero arriesgar mi vida por una locura. Debemos correr libres con el maillot nacional. Somos deportistas, no soldados”, le replicó.

En la prensa italiana se leyeron calificativos como “peligrosos primates”. En previsión de más altercados, la organización del Tour decidió cambiar la meta de San Remo por Menton.