Los turcos del Barça, los debuts de Zidane y el ojo del Villarreal

Los ‘turcos’ del Barcelona

La puesta en escena de Arda Turan en Can Barça también ha sido alentadora. Empezó a aprender el engranaje ante el Espanyol en Copa y deleitó con una asistencia contra el Granada en Liga. El ex del Atlético es el segundo futbolista turco de la historia del Barcelona. Rüstu Reçber, aquel portero que cuajó un Mundial inmenso en 2002, fue el otro. Estuvo una temporada (2003-04), disputando únicamente siete partidos y protagonizando algunas actuaciones delirantes como en los duelos ligueros ante Celta y Racing. Nunca se adaptó a la exigencia del Camp Nou. Era un rara avis en el vestuario azulgrana, a pesar del empeño de Ronaldinho en favorecer su aclimatación. La estrella brasileña llegó a aprender algunas palabras en turco para convertirse en el interlocutor de Rüstü. Quedó sólo en un intento. El Barcelona le quedó grande al portero otomano. Sin embargo, apunta a ser el ecosistema natural de Arda.

Los otros debuts de Zidane

El impacto de la llegada de Zidane tuvo un eco sobresaliente en el Real Madrid, que aplastó al Depor en un partido brillante. El sello del galo liberó al equipo blanco en el campo y a la hinchada en la grada. Fue un estreno de película. Zidane acabó con su gafe particular. Nunca había conocido la victoria en sus debuts, tanto de jugador como de entrenador. Iremos de atrás hacia adelante. Su irrupción en el fútbol profesional fue en el Cannes con 17 años, en un compromiso ante el Nantes que finalizó 1-1 (18 de mayo de 1989). En el Girondins, su segundo club, también firmó las tablas frente al Lyon (0-0, 8 de agosto de 1993). Su fabulosa presentación con Francia, en la que marcó dos goles, se vio minimizada por la República Checa (2-2, 17 de agosto de 1994). Tampoco pudo ganar al Reggiana en su primer partido con la Juventus (1-1, 8 de septiembre de 1996), ni al Zaragoza en su iniciación como futbolista del Real Madrid (1-1, 19 de agosto de 2000). Peor le fue ya en el banquillo del Castilla al perder en Fuenlabrada (1-0, 7 de septiembre de 2014). Ante el Deportivo disfrutó, por fin, de un estreno espectacular.

Gameiro, Escudé y una botella de champán

“Quiero ser la sorpresa de Francia para la Eurocopa”. Gameiro avisó en diciembre y ganó crédito ante el Athletic. El reto es ambicioso. No va convocado con los bleus desde 2012. Por ahora, parece un simple sueño. En el Sevilla conocen bien otro revés histórico de otro jugador galo con su selección. Julien Escudé, propietario ahora de un restaurante en Madrid, no disputó el Mundial de 2010 cuando todos los pronósticos apuntaban a ello. Había sido un hombre clave en la fase de clasificación formando pareja defensiva, en varias ocasiones, junto a su compañero Squilacci. Escudé estaba convencido de que Domenech le citaría. Tal era su confianza que compró una botella de champán para celebrarlo junto a su esposa. Todo estaba listo. Puso la televisión para seguir en directo la comparecencia de Domenech. El seleccionador empezó a dar los nombres de la convocatoria y el de Escudé no salía. No lo mencionó. Aquel momento inundó de tristeza y rabia al central sevillista. El disgusto se suavizó meses más tarde. Francia completó un Mundial desastroso en Sudáfrica mientras él disfrutaba de las vacaciones.

El buen ojo de Antonio Cordón

Bakambu se ha revelado como una de las grandes noticias de la Liga BBVA. Sus dos goles ante el Sporting vuelven a poner de manifiesto todas las cualidades que apreció en él un hombre esencial en la estructura amarilla: Antonio Cordón. Es el director deportivo del Villarreal y trabaja en el club desde 2001. Es el ideólogo principal de la exitosa estrategia de fichajes del equipo de Roig, el encargado de peinar todo el mercado mundial y de coordinar todo el sistema de rastreo. A Bakambu le llevaba observando desde 2011 en el Sochaux. Cuatro años de seguimiento con resultados instantáneos.

Pablo Sarabia, el sueño olvidado de Wenger

El proceso de madurez de Pablo Sarabia (11 de mayo de 1992) es incuestionable. Con Escribà ha mejorado en todos los registros de juego y se ha consolidado como el volcán ofensivo del Getafe (tres goles en los últimos cinco partidos). Ahora sí está cumpliendo con las expectativas que rodeaban su figura. Wenger quiso llevárselo varias veces al Arsenal cuando jugaba en la cantera del Real Madrid, pero en el Bernabéu le convencieron para quedarse. La opción de la Premier sigue estando ahí. El Watford de Quique no le pierde de vista.

El refugio de Dios

En Anoeta andan felices con la victoria ante el Valencia y por el doblete de Jonathas. “Estoy muy contento por él. Sabemos de su calidad y potencial”, subrayó Eusebio en conferencia de prensa. Le ha costado marcar en Liga con la Real Sociedad. Venía a San Sebastián con la vitola de goleador tras sus 14 dianas en el Elche y se vio eclipsado por Agirretxe. Según dicen las personas que están cerca de él ha sido víctima de la ansiedad. En este tiempo, se ha refugiado en Dios. El profundo sentimiento religioso que profesa le ha dado fuerzas. Otro futbolista brasileño muy apegado a la fe.

La anécdota uruguaya en el Málaga

Chory Castro es el futbolista número 14 de la historia del Málaga con origen uruguayo. La conexión charrúa siempre dio buenos resultados en La Rosaleda. El Gato Romero, hoy segundo técnico de Javi Gracia, es uno de los ejemplos. Un día, Darío Silva, otro uruguayo de postín, contó una divertida anécdota sobre él. “Nos habían convocado para jugar con la selección. Salimos a tomar unas copillas… Y bueno, vi que se me dormía y había que tomar el avión. No me quedó más remedio que bañarlo y ponerle ropa mía. Llegamos a Madrid y me dice: “Cabrón, no me pusiste desodorante”. ¡Lo puse en el avión para jugar con la selección uruguaya y él me pedía desodorante! No se puede creer…".

Lo japonés renace en la Liga

Takhasi Inui tuvo el honor de convertirse en el cuarto jugador japonés que marca un gol en la Liga. Los otros fueron Shoji Jo (dos, Valladolid), Okubo (cinco, Mallorca) e Ienaga (dos, Mallorca). Jamás fue sencillo el triunfo nipón en el fútbol español. Sus fichajes respondieron siempre más a razones marketinianas que futbolísticas. El caso de Inui parece diferente. Poco a poco, su talento sale a flote en el conjunto armero. “La comunicación fue uno de mis principales problemas en Alemania”, reconoció tras su salida del Eintracht de Frankfurt. Taka, como se le conoce en la ciudad guipuzcoana, está aprendiendo español y cada vez está más asentado en el equipo de Mendilibar. Luis Enrique le puso en el mapa: “Es un jugador muy interesante”.

El apodo de Radoja

Radoja afronta la delicada misión de suplir a Augusto Fernández. En Cádiz cumplió sobradamente y contra el Atlético también dejó un buen sabor de boca. Las lesiones han perseguido al centrocampista serbio desde su aterrizaje en Vigo, aunque en Balaídos nadie pone en duda su relevancia hasta el punto de que le comparan con Makelele. “Es un honor. Sé lo que hizo él aquí”, repite siempre Radoja.

Mauricio Cuero, ¿cantante frustrado?

Mauricio Cuero jugó sus primeros minutos con la camiseta del Levante. Demostró potencia, garra y desparpajo, algo que también exhibe fuera de los terrenos de juego. Como muestra emerge esta entrevista que concedió a Pasión TV el pasado mes de octubre (todavía estaba en Banfield). Un test divertido con un explosivo final. No tuvo reparo alguno en ponerse a cantar el tema Almas Gemelas.