Estás leyendo

Un puñetazo tumbó dos días después a Merckx

Un puñetazo tumbó dos días después a Merckx

Chris Froome no ha sido el primer líder agredido en el Tour. En 1975, en pleno Puy de Dôme, un desalmado pegó un puñetazo a Eddy Merckx en el hígado. El belga cedió 49” con Van Impe y 34” con Thévenet, aunque siguió de amarillo. La policía detuvo al vándalo, pero Merckx estaba furioso, dolorido… Al día siguiente había descanso en Niza, pero apenas pudo dormir. Su médico le tranquilizó: “No es grave”.

Así se plantó en la 15ª etapa, Niza-Pra Loup, el 13 de julio. Una jornada de Alpes que estrenaba final en un suave puerto de 7 km, que hoy se corona por tercera vez. En el Col de Champs, el belga se resintió y envió a su gregario Ward Janssens a por un calmante al coche del doctor Miserez, que le dio glafenina. Thévenet lo vio y le tanteó, sin éxito.

Ya en el Col de Allós, que hoy también se sube, arrancó a 700 metros de la cima y se lanzó en un descenso a 100 km/h. “Merckx está sentenciando su sexto Tour”, decían los comentaristas. En la misma bajada, el coche del Bianchi se despeñó: el director Giancarlo Ferretti, ensangrentado, y el mecánico Lunga, con un fémur roto, salieron despedidos. “Esto es una carrera ciclista, no una carrera a la muerte”, advirtió Jacques Goddet, el patrón de la Grande Boucle.

Merckx comenzó a subir Pra Loup con 1:13, pero a 4 km ocurrió lo inesperado: se clavó. Primero le pasó Gimondi. Luego, el técnico De Muer gritó a Thévenet: “¡Está cocido, ataca!”. El francés ganó con 1:56 sobre el Caníbal y le quitó el maillot por 58”. “Lo intenté todo y lo perdí todo. Creo que no ganaré este Tour. Se acabó”, dijo Merckx. Unos días después se rompió el maxilar superior, pero siguió en competición: “No puedo retirarme, sería quitar mérito al triunfo de Thévenet”.

0 Comentarios

Para poder comentar debes estar Registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?

También te puede interesar