Otamendi y el fair play del City, el rayo Williams y el hijo de Antonio André

Felicidad che. Está feliz Valencia, a tres puntos de agarrar la Champions. Un Valencia de nuevo con estrellas. Diego Alves pulveriza registros en la Liga. Igualó a Zubizarreta como portero con más penaltis parados de la historia de la Liga. Su acierto, además, impresiona: un 45% (16 de 35). Además, Gayà renovó ante el jolgorio general después de un buen empujón de Alberto Toldrá (agente también de Alcácer). Finalmente, Otamendi, Enzo Pérez y Orbán han sido citados para la Copa América. Eso sí, en Mestalla siempre hay una incertidumbre... Es el futuro del central. Por más que se haga un esfuerzo en retenerlo, su cláusula de 50 millones es accesible para el City, sobre el que se ha levantado el veto del fair play financiero. Mientras, los tres argentinos se hacen fotos en la playa de La Patacona. Hasta que dure…

Homenaje. Fran Escribá está cerca del monumento en Elche. Este fin de semana superó a Roque Olsen como entrenador que más partidos consecutivos ha dirigido a la entidad franjiverde en su historia: 163. Escribá, que ha convivido con ruidos de intervención judicial (y policial) en el club, aisló a su plantilla y se aprovechó de dos buenos fichajes de Víctor Orta. Jonathas ya es conocido por todos. Y en las últimas fechas ha asomado Fayçal Fajr, que esquivó a última hora el control económico de la LFP y, procedente del Caen, ha dejado detalles técnicos de élite. A seguir.

Un rayo. Más sobre Iñaki Williams, que ya ocupó líneas en esta sección por su internacionalidad Sub-21 y su contrato profesional. Ahora, por su velocidad. El canterano del Athletic alcanzó ante el Deportivo en un sprint la velocidad punta más alta de la Liga. Concretamente, 35,71 kilómetros por hora, superando el récord de este año que tenía Feghouli (35,53).

Talento. El Málaga ha cerrado el fichaje del joven André André (1989, Vitoria Guimaraes), un centrocampista de talento que va de área a área. Es hijo de Antonio André, defensa del recordado Oporto que ganó la Champions al Bayern en el Prater (1987). Y tiene una historia personal. Además, André pasó hace años por la cantera del Depor. Procedía del Varzim, pero le pudo la saudade. Echaba tanto de menos casa que nadie le pudo retener. Ahora probará suerte en el sur.