España, bien; Qatar era un hueso

Misión cumplida. Ganamos a Qatar y la confianza va a más en este Mundial de balonmano, a la espera de los octavos de final del lunes. Ya veremos contra quién. Pero sea quien sea, no planteará más dificultades que Qatar. Valero Rivera ha hecho un buen trabajo en este país. En su selección no tiene más extranjeros que cualquier entrenador de baloncesto; tampoco son los mejores de sus países de origen. Ayer eran tres montenegrinos, un bosnio, un cubano, un francés, un egipcio y un tunecino. El resto, qataríes de nacimiento, capaces de marcarnos nueve goles. Cadenas, nuestro seleccionador, tuvo que hacer un trabajo estratégico importante para ganar. La cosa estuvo clara al principio y al final. En medio, mucho remar, incluso contra corriente.

La cosa llegó a estar tan fea que hubo que ponerse serios en la defensa. La consigna fue no dejarles jugar. Cometimos 38 faltas por 22 de Qatar. Así pudimos ganar. Clasificados ya estábamos, pero se trataba de buscar un buen cruce y de no crear dudas; para ello, nada mejor que vencer a los anfitriones, entrenados por el técnico con el que alzamos el último Mundial. Qatar también estaba clasificada para los octavos, y el rival que le toque lo va a tener difícil. Juega bien y lo hace en casa, apenas sufre expulsiones... Un hueso. Nosotros ya lo hemos roído. Mañana, Eslovenia por el primer puesto de grupo, y a esperar las eliminatorias con partidos a vida o muerte. De momento, Croacia, Suecia y España, únicos equipos que han ganado todos sus partidos.