El Dakar renuncia a unas valiosas fechas

El Dakar renuncia a unas valiosas fechas

El Dakar ha estado muy asociado, desde sus orígenes, a estas fechas navideñas pero poco a poco sus organizadores han ido retrasándolo hasta llevarlo casi al día de Reyes. En sus primeras ediciones su puesta en marcha coincidía con la propia Navidad, después se pasó al Año Nuevo y en este 2014 arrancará el 5 de enero. Entiendo que a la gran caravana que conforma este raid desértico le apetezca pasar en casa, con los suyos, unas fiestas tan familiares, pero también creo que es un error estratégico desaprovechar el protagonismo mediático del que antes disfrutaba y que ahora deberá compartir con otros eventos deportivos que retoman su actividad a partir de enero, principalmente el fútbol.

Creo que una parte del éxito de la competición se fraguó, precisamente, al acaparar durante tantos años en interés informativo navideño en materia de deportes. En estos días hay menos que contar y un evento tan atractivo como el Dakar es una auténtica mina, con sus héroes sobre ruedas, tantas historias increíbles e incluso algunas tragedias… Yo, al menos, estoy echando de menos el inicio de la carrera, esos primeros días que relaciono con las fiestas navideñas, casi una tradición como el concierto de Año Nuevo o los saltos de esquí. Supongo que los organizadores harán sus estudios y valorarán si este retraso afecta a su repercusión, pero mi impresión particular, mi sensación, es que se pierde una buena oportunidad de convertirse por unos días en el centro mundial del deporte.

Comentarios

Comentarios no disponibles